| 11/30/2011 3:00:00 PM

La UE ante "diez días críticos" para su respuesta a la crisis de la deuda

La UE se encuentra en un "periodo crítico" de diez días en los que debe concluir su respuesta a la crisis de la deuda y en los que se intensifica el debate sobre un mayor papel del BCE, del FMI y posibles cambios en los tratados.

"Entramos ahora en el periodo crítico de diez días para completar y concluir la respuesta de la UE a la crisis" antes de la cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno del 9 de diciembre, dijo el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn.

Esta visión es compartida por el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, quien recalcó que, en efecto, el próximo viernes tiene una "gran importancia" para el futuro de la eurozona y la UE, y anunció que la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolás Sarkozy, se reunirán pronto para cerrar la propuesta bilateral que llevarán a la cumbre.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, también está llevando a cabo consultas para concluir el informe preliminar que presentará en la cumbre y en el que debe detallar los pasos que ha de dar la eurozona para fortalecer la convergencia económica, reforzar la disciplina fiscal y profundizar la unión económica, si es necesario con cambios limitados de los tratados de la UE.

En esta fase también aumenta la presión sobre los países sometidos a una gran tensión en los mercados, como España, Italia o Bélgica, y los rescatados, sobre todo Grecia, para que acepten medidas que podrían perjudicarles, como los controles extremadamente duros de los presupuestos nacionales que la Comisión Europea y países como Alemania quieren introducir con las pertinentes sanciones en caso de incumplimiento, incluido un rescate forzado.

La vicepresidenta económica del Gobierno español en funciones, Elena Salgado, ha cuestionado un control tan duro para países no rescatados y ha pedido a la Comisión que aclare cuándo se aplicarían recomendaciones como un rescate a países que afrontan graves dificultades en relación a su estabilidad financiera.

Eso podría ser visto como señalamiento "infundado" de un país cuando las dificultadas pueden ser por un contagio, advirtió.

Schäuble se mostró hoy confiado en la capacidad del próximo Gobierno español para tomar las medidas necesarias ante la situación "especialmente tensa" que experimenta el país y los "grandes problemas" que tiene, a raíz del mensaje transmitido por Salgado a sus homólogos europeos.

El presidente electo del Ejecutivo de España, Mariano Rajoy, le pidió a Salgado que transmitiera a los socios europeos que "el nuevo Gobierno va a estar igualmente comprometido con los compromisos que España ha asumido" en materia de consolidación fiscal y reformas estructurales.

Van Rompuy afirmó por su parte que los nuevos gobiernos en España, Italia y Grecia "merecen nuestra plena confianza".

Pero para cerrar la respuesta europea a la crisis quedan todavía muchos retos, empezando por Grecia, que debe negociar todavía con los acreedores los términos de la condonación de la mitad de la deuda griega en el marco del segundo rescate.

En Italia, el primer ministro Mario Monti, quien ha asegurado hoy que no ha pedido ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI), anunciará la próxima semana nuevos recortes, reveló Schäuble.

En paralelo a las medidas individuales y ante la asunción generalizada de que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) no alcanzará una capacidad de intervención de un billón de euros, la presión sobre el Banco Central Europeo (BCE) para que intervenga con más fuerza en la compra de deuda va en aumento.

La ministra austríaca de Finanzas, Maria Fekter, dejó claro que hay límites legales que impiden al BCE asumir un mayor papel.

Pero, dado que los países "necesitan de cara a la refinanciación de la banca y de los Estados un instrumento que pueda actuar de manera flexible, me puedo imaginar una evolución" en esa dirección, dijo.

El ministro de Finanzas de Bélgica, Didier Reynders, aseguró por su parte a la eurozona que su país desea reforzar el FEEF "lo máximo posible", con la participación del FMI y del BCE.

La eurozona acordó ayer explorar rápidamente un aumento de los recursos del FMI a través de préstamos bilaterales europeos y no europeos o a través de los derechos especiales de giro, para que pueda ayudar a Europa a atajar mejor la crisis.

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?