| 7/2/2013 4:18:00 PM

La "torcida" bolsa brasileira

El principal índice de acciones de Brasil, el Bovespa, registró su peor caída diaria desde septiembre del 2011, luego de que preocupaciones sobre las perspectivas de la economía del país desencadenaran ventas generalizadas de títulos.

En tanto, la moneda brasileña cerró con una baja de casi un 1 por ciento afectada también por datos económicos desfavorables de la producción industrial. El real perdió un 0,84 por ciento, a 2,2501 unidades por dólar.

 La fuerte caída de la producción industrial brasileña en mayo respecto a abril, de un 2 por ciento, tomó por sorpresa al mercado, reavivando los temores sobre la economía y el desempeño de las empresas que cotizan en bolsa .

El Bovespa cerró con una baja del 4,21 por ciento, a 45.241 puntos, según datos preliminares. Es la mayor caída porcentual diaria desde el 22 de septiembre de 2011. El volumen de operaciones fue 8.030 millones de reales.

El declive que traía el mercado en la primera parte de la jornada se exacerbó en la tarde y el índice llegó a perder hasta un 5,1 por ciento hasta un mínimo de sesión de 44.818 puntos. "El movimiento de las acciones indicó que hubo grandes inversores saliendo de posiciones y extranjeros saliendo del mercado", dijo un operador de una correduría de São Paulo que pidió no ser identificado.

La caída del Bovespa estuvo nuevamente marcada por las empresas del Grupo EBX de Eike Batista, con énfasis en la petrolera OGX y la minera MMX. OGX anunció el lunes la suspensión de proyectos de producción en la cuenca de Campos.

El pesimismo sobre las empresas de Batista contaminó a otras acciones, como por ejemplo las de bancos. Otras líderes como Petrobras y Vale también cayeron con fuerza.


Reuters/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?