| 5/3/2011 2:20:00 PM

La muerte de Bin Laden estremeció a los mercados. ¿Por qué?

La muerte de Bin Laden se tradujo en una subida de los mercados mundiales, pero luego cayeron y se han mantenido a la baja. ¿Cuáles son los motivos?.

La noticia de la muerte de Osama bin Laden les dio a los mercados bursátiles en todo el mundo un breve impulso, pero la reacción positiva fue de corta duración. Cuando el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció la muerte del líder de al-Qaeda las bolsas cotizaron al alza, el dólar estadounidense se fortaleció y los precios del petróleo, la plata y el oro cayeron. La noticia de la muerte de Osama bin Laden les dio a los mercados bursátiles en todo el mundo un breve impulso, pero la reacción positiva fue de corta duración. Sin embargo, horas más tarde pasó la euforia y uno de los principales índices internacionales, el Dow Jones de Nueva York, terminó el lunes casi sin cambios.

El dólar también cayó, alcanzando un mínimo de 17 meses en relación con el euro, y el oro volvió a subir, estableciendo un nuevo récord. Tal vez el sube y baja no fue mayor porque varias otras bolsas, incluidas las de Londres, China, Hong Kong, Singapur, Malasia y Tailandia, estaban cerradas por el feriado del 1 de mayo, pero la mayoría de las que han abierto este martes se han mantenido a la baja.

¿Por qué las grandes noticias como ésta suelen tener un impacto importante en los mercados, aunque luego no sea sustancial?

Según diversos analistas, la subida inicial de los mercados reflejó la voluntad de los inversionistas a poner dinero en activos más riesgosos, al considerar que la muerte de Bin Laden pondría fin a algunas de las incertidumbres sobre los acontecimientos mundiales y mejoraría el estado de ánimo de los consumidores en Estados Unidos.

Reacción rápida
"Siempre hay una reacción en el mercado de materias primas a las noticias de esta naturaleza", dijo David Lennox, analista de la empresa de investigación bursátil Fat Prophets. "Los mercados siempre van a reaccionar rápidamente y en este caso se trata de alguien considerado como el padre de todos los terroristas", añadió.

El presidente del fondo Goldman Sachs Asset Management, Jim O'Neill, le explicó a la BBC que la respuesta inicial de los inversionistas era de esperar. "El hecho de que Bin Laden haya aparecido inesperadamente, después de tanto tiempo, naturalmente se consideró como una gran sorpresa positiva, si uno piensa como, hace diez años, el impacto negativo del 11 de septiembre fue tan devastador y se podría plantear que fue entonces que comenzó una acumulación en el capital de riesgo, en particular en las primas, que duró todo este período", dijo.

Reflexión
Sin embargo, con el transcurso de las horas, los inversionistas tuvieron tiempo de reflexionar y de darse cuenta de que es muy probable que la muerte de Bin Laden no afecte las inversiones a largo plazo. Además, se percataron de que, incluso a corto y mediano plazo, podría aumentar el riesgo debido a las posibles represalias de al-Qaeda y de otros grupos extremistas. "Hace diez años, la gente empezó a tener miedo de invertir en Estados Unidos y en todo el mundo, por lo que se sumó un elemento de riesgo. ¿Va eso a cambiar con la muerte de Bin Laden? Probablemente no. Así que tenemos que volver a seguir las cosas que seguimos el resto del tiempo", añadió O'Neill.

Esas cosas cambian, por supuesto, de inversionista en inversionista.

Sin embargo, la mayoría de ellos tienen preocupaciones comunes.

La mayor en estos momentos, en especial después de que el tema del riesgo nuclear en Japón ha desaparecido de las primeras planas, es ver qué va a pasar con el precio del petróleo debido a la crisis en Libia y otras partes del Medio Oriente.

No por eso dejarán de pensar en Bin Laden, ya que mientras que las embajadas de Estados Unidos y otros países occidentales sigan en máxima alerta el riesgo seguirá siendo alto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?