Dinero.com Revista Dinero

| 6/3/2012 4:00:00 PM

Inversionistas, inquietos por situación internacional

La preocupación por el crecimiento en España e Italia, así como las señales de un crecimiento más frágil en EEUU y China inquietan a los inversores y han elevado la volatilidad en los mercados y disparado las primas de riesgo de la deuda soberana.

Así se desprende del último informe trimestral del Banco de Pagos Internacionales (BPI), publicado hoy, en el que analiza las tensiones en los mercados financieros por la vuelta de la incertidumbre.

"La preocupación por un posible impacto negativo a corto plazo sobre el crecimiento de la consolidación fiscal en España y el lento ritmo de las reformas del mercado laboral y otras reformas estructurales en Italia, se reflejaron en el aumento de las rentabilidades de los bonos soberanos", dijo el BPI.

"El optimismo en los mercados financieros comenzó a evaporarse en la segunda mitad de marzo por la vuelta de preocupaciones sobre el crecimiento de la zona euro, especialmente en España e Italia", asegura el BPI en el informe sobre la situación de los mercados financieros en los últimos tres meses.

Añade que quedó claro que "acciones de política monetaria solas no serían suficientes para resolver los problemas económicos de la zona del euro".

Los diferenciales de los bonos soberanos de España e Italia frente a la deuda pública alemana se han ampliado considerablemente.

La caída de algunos indicadores como el índice de gestores de compras del sector manufacturero y la confianza empresarial de la zona del euro también contribuyeron a "una imagen del crecimiento menos positiva para Francia y Alemania", apostilla el BPI, cuya sede se encuentra en la ciudad suiza de Basilea.

El BPI observa que "los inversores también se retiraron cuando Standard & Poor's degradó a España y a varios de las mayores instituciones financieras del país el 26 de abril".

La bajada de la calificación de la deuda soberana de España dos notas hasta BBB+ se reflejó en la subasta de bonos por valor de 2.500 millones de euros del pasado 2 de mayo, con un incremento de los tipos de interés de 140 puntos básicos para los plazos cortos.

"Durante los últimos tres meses, los mercados financieros trasladaron su atención de la esperanza de recuperación económica mundial a la preocupación por Europa", según el BBI.

La confianza de los inversores mejoró sustancialmente tras las operaciones de refinanciación a tres años del Banco Central Europeo (BCE).

Además, las esperanzas de una recuperación económica sostenida cobraron fuerza por las buenas noticias estadounidenses y el sólido crecimiento de los mercados emergentes.

"Sin embargo, hacia finales de mayo el optimismo dio paso a las dudas sobre el crecimiento económico europeo, la salud financiera de los soberanos y bancos de la zona del euro, los efectos de la consolidación fiscal sobre el crecimiento y la estabilidad política dentro de la zona del euro", afirma el BPI.

Todo ello, junto a las señales de un crecimiento más frágil en EEUU y China inquietó a los inversores y elevó la volatilidad de los mercados financieros internacionales.

Los movimientos de los mercados en mayo indicaron claramente que los eventos políticos de la zona del euro añadieron incertidumbre significativamente.

El euro comenzó a depreciarse con fuerza por la parálisis política tras las elecciones en Grecia y por la preocupación por una posible salida del país de la zona del euro y su impacto, así como por la preocupación por los bancos españoles.

EFE

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×