| 8/14/2008 12:00:00 AM

Inteligencia de mercados

Los bancos y las fiduciarias se autorregularán. Cómo ve Wall Street el presupuesto de gastos de 2009.

Autorregulación
En los próximos días el ministerio de Hacienda aprobará un decreto que establece la posibilidad de que exista la figura de la autorregulación para los actores del mercado de capitales. Hasta ahora la autorregulación existe para los comisionistas de bolsa.

Con la nueva norma, los bancos, las fiduciarias, las compañías de seguros e incluso los emisores, podrían diseñar e implantar voluntariamente sus propias normas de control y de ética, que son necesarias para mantener la confianza de los inversionistas.

Para anticipar la salida del decreto, los bancos ya contactaron al Autorregulador del Mercado de Valores, AMV, para que asuma el control de sus operaciones de divisas. Las fiduciarias también han avanzado en el diseño de un código de ética que posiblemente haría cumplir la oficina del AMV.

En las compañías de seguros el asunto de autorregularse está en estudio, pero hay mucho menos entusiasmo.

Con esto, el sistema colombiano de autorregulación se consolidaría como el mejor de América Latina y como uno de los mejores del mundo.


Un presupuesto inflexible

Para Richard Francis, de la calificadora de riesgo Standard and Poor’s en Nueva York, el proyecto de presupuesto que comenzó a hacer trámite en el Congreso hace muy visibles las rigideces que hay en el gasto del gobierno.

El asunto parte de un crecimiento del gasto desproporcionado con el de la economía. “(El proyecto) prevé un incremento de 18% en el gasto, cuando se excluye amortización de la deuda, mientras que se espera que el PIB nominal crezca solo el 10%”, dice.

Pero los causantes de crecimiento del gasto están en renglones que difícilmente se pueden bajar. “El aumento más notable viene como era de esperar, de las transferencias, especialmente al sistema de pensiones. El pago propuesto por subsidios a los combustibles también está detrás del gran incremento en el gasto”, puntualiza.

Para la calificadora, estas rigideces fiscales son una restricción clave para que mejore la calificación del país.

A pesar de eso, hay alguna esperanza. “Sin embargo, a pesar del crecimiento del gasto, la relación de deuda a PIB debería seguir bajando gradualmente y podría converger con la mediana de los países con grado de inversión (BBB) en el mediano plazo”, concluye Francis.

Presupuesto inflacionario
Por su parte los analistas del Credit Suisse en Wall Street, le temen al poder inflacionario del presupuesto. “De acuerdo con la presentación del Ministerio de Hacienda, el gasto primario va a subir de 21,4% de PIB a 23,6% de PIB”, dice Carola Sandy, economista de la entidad. “Entonces la política fiscal el próximo año va a ser expansiva y, definitivamente, no va a ayudar con la inflación. En todo caso, el estimulo fiscal va a alimentar la inflación”, asegura.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?