| 5/18/2012 6:00:00 AM

¿Habría un año más de revaluación?

Aunque el dólar ha repuntado en las últimas jornadas y ayer volvió a niveles de $1.800, analistas señalan que si no se presentan choques internacionales significativos y teniendo en cuenta el ascenso de la inversión extranjera y la buena dinámica de exportaciones, el peso colombiano se apreciaría este año.

La tasa de cambio registró un repunte en la jornada de ayer jueves al subir $11,55 frente al cierre anterior y cerrar en $1.805.

Aunque el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, se mostró complacido con el ascenso, señaló que "todo en economía tiene dos lados y este lado es un lado que refleja turbulencia internacional proveniente de Europa, de manera que me alegro por la tasa de cambio, pero no me alegro por el mensaje de incertidumbre que lleva implícito", manifestó.

Como se sabe, la revaluación ha dejado ganadores y perdedores, pues si bien ha puesto en aprietos a los exportadores en los últimos años, también ha beneficiado a los importadores.

Aunque el contexto internacional ha ayudado a parar el descenso del dólar, una actualización de proyecciones del Departamento de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá proyecta que la tasa de cambio promedio para cierre del 2012 podría ubicarse cerca de $1.750, $50 por debajo de lo estimado a comienzos de año, que era de $1.800.

Entre el análisis, la entidad contempla que el peso colombiano se apreciaría debido a la favorable dinámica de los términos de intercambio y de la productividad de la economía.

El jefe de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá, Camilo Pérez, explicó que la mayor entrada de flujos explicaría en gran medida la apreciación del peso frente al dólar.

De esta manera, prevé que la Inversión Extranjera Directa (IED) en Colombia supere los US$15.000 millones, de los cuales cerca de 50% estaría concentrado por el sector petrolero, hecho que estaría influenciado en gran medida por el aumento del precio del crudo.

Así mismo, espera que la inversión de colombianos en el exterior sea de US$8.000 millones, “monto que podría considerarse conservador si se tiene en cuenta que el Gobierno mencionó que ésta podría ubicarse inclusive por encima de US$10.000 millones”, indica la entidad.

Entre tanto, el analista de divisas de Corredores Asociados, Jorge Cardozo, prevé que este año seguirá la tendencia revaluacionista y el dólar terminaría el año en $1.796 y marcaría un mínimo de $1.733. Como se recuerda, en 2011 cerró en $1.938,38.

Además, de la inversión extranjera, el analista asegura que se debe tener en cuenta el último pago del impuesto de renta del año que se realizará entre el ocho y el 25 de junio, lo que también podría causar una apreciación del peso frente al dólar.

Según Cardozo, con cifras de ayer jueves en la mañana, el peso colombiano seguía siendo el más revaluado del mundo con 7,23%. Por apreciación, en la región los más cercanos a Colombia estaban Perú y Chile con 1,05% y 2,68%, respectivamente.

Por su parte, el análisis del Banco de Bogotá señala que el exceso de dólares en la economía para 2012 estaría cerca de US$4.000 millones, por encima del total que compraría el Banco de la República a través de su actual programa de intervención de compra directa de dólares (US$3.600 millones), lo cual sugiere que el mismo podría ampliarse en extensión hasta el final del año.

A su vez, estima que el riesgo país (Embi) disminuiría gradualmente desde un promedio de 174 puntos en el primer trimestre del año hasta 145 puntos al cierre del año.

Esto, unido a que Colombia tiene grado de inversión, se traduciría en que el país es atractivo para los inversionistas y por tanto, habría una mayor llegada de dólares al país.

De acuerdo con la última encuesta del Banco de la República, en promedio los agentes del mercado esperan que la tasa de cambio se ubique en $1.808,94 a diciembre de este año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?