| 8/12/2014 6:00:00 AM

Se acerca el fin del “miedo” por rebalanceo de JPMorgan

Meses después del rebalanceo de los índices de deuda pública de países emergentes el mercado local empieza a tranquilizarse. ¿Qué viene?

A mediados de marzo, el banco de inversión estadounidense JPMorgan anunció cambios en la composición de sus índices de deuda pública para países emergentes (índice GBI), dentro de los cuales aumentó la participación de Colombia desde 3,2% hasta 8,1%.

De acuerdo con ese rebalanceo, se recomendaba a los inversionistas que siguen el índice GBI aumentar sus compras en Títulos de Tesorería (TES), lo que evidentemente representaría un ingreso masivo de dólares para ejecutar esas operaciones.

En efecto, una vez asimilado el anuncio por parte de los administradores de portafolios de inversores internacionales inició una tendencia bajista en el precio del dólar y en las tasas de los TES.

En el caso de la divisa, su precio mínimo se marcó en $1.839 el 3 de julio pasado, mientras que en la actualidad ronda los $1.875.

Para los papeles de deuda interna con vencimiento en 2024 (que son la referencia para el mercado), la caída llegó hasta niveles de tasa en 6,12%. Hoy bordean el 6,70%.

El propio Gobierno ha querido “bajar el tono” con respecto a la llegada masiva de dólares al país porque obviamente eso tiene un efecto adverso sobre la producción y exportación de bienes y servicios que generan miles de empleos en todo el país.

Voceros del Ministerio de Hacienda han asegurado públicamente que los operadores y analistas del mercado han sobreestimado el efecto del anuncio de JPMorgan, pero las cifras de ingreso de capitales para inversiones de portafolio no dejan dudas.

De acuerdo con cifras del Ministerio de Hacienda, entre diciembre de 2013 y julio de 2014, bajo el efecto del rebalanceo por parte de JPMorgan, la participación de los fondos de inversión extranjera en títulos TES se disparó de 6,5%, equivalente a $11 billones, a 12,5% que representa $23,3 billones. Es decir, más que se duplicó en apenas seis meses.

El segundo efecto importante de esa decisión de JPMorgan de considerar a Colombia más rentable que otros emergentes como Turquía, Indonesia o Rusia se evidenció en la caída del precio del dólar en el mercado interbancario (aunque no en el callejero en donde se sigue vendiendo a precios cercanos a los $1.900).

Analistas calculan que al cierre de septiembre próximo finalizará la avalancha de dólares para comprar TES y que el precio de la divisa volverá a retomar la senda de los $1.900-$1.950, al tiempo que los papeles de deuda pública interna iniciarán una tendencia alcista.

Sumado a esta expectativa, hay que tener en cuenta el actual ciclo contraccionista en las tasas de intervención del Banco de la República que, de seguro, provocará la llegada de nuevas inversiones de portafolio con el fin de aprovechar el diferencial con los tipos de interés en Estados Unidos y Europa, en donde se mantienen en niveles históricamente bajos.

El efecto de esta masiva llegada de divisas se ha evidenciado también en el mercado de acciones en donde los fondos extranjeros se mantienen como principales protagonistas. Según cifras de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), en el acumulado del año hasta julio pasado esos actores del mercado realizaron compras de títulos de renta variable por $7 billones y ventas por $5,3 billones. Superaron de lejos a las comisionistas de bolsa que en el mismo periodo compraron $4,6 billones y vendieron $4,03 billones.

Conocer y aprovechar la coyuntura del mercado en todos sus componentes (técnico, fundamental y macroeconómico) es absolutamente necesario para que cada inversionista pueda obtener el mayor beneficio en su portafolio, ya sea comprando TES, acciones, dólares, fondos de inversión colectiva o derivados financieros.


Con información suministrada por Valora Inversiones.
info@valorainversiones.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?