| 5/13/2015 5:00:00 AM

Creciente interés en los fondos de inversión alternativos

El mercado de finca raíz de tipo comercial en el mundo tiene una magnitud que podría casi doblar el tamaño los activos en administración que tienen los “hedge funds” (HF) a nivel mundial.

Los fondos de inversión HF son especiales dentro de la normativa de los mercados de capitales porque con estrategias diversas de inversión, que presentan niveles mayores de riesgo y el uso de figuras que permiten el apalancamiento, buscan generar retornos más altos para sus clientes.

Estos tipos de fondos han supuesto un creciente interés de las personas y las empresas por invertir en activos “alternativos”, que suelen presentar mayores riesgos de liquidez. Es decir, realizan inversiones que suelen requerir mayores costos y tiempos para ejecutar una estrategia que les permita liquidar y convertir en efectivo los activos que administran.

Además de las inversiones alternativas en finca raíz comercial, también han ganado magnitud los que se especializan en infraestructura e incluso en bonos emitidos por las empresas, o también llamados deuda corporativa o deuda privada.

Según Morgan Stanley Composite Indexes sobre más de 33 países, el monto acumulado de inversión en fondos en finca raíz comercial ha pasado de cerca de unos US$1.5 billones a más de US$6 billones rentando cerca de 5,5% anual en dólares. Una tasa que superaría el retorno de un alquiler en Colombia y una vasta mayoría de retornos en los mercados de renta fija más tradicionales en el mundo.

La rentabilidad es una de las razones que explican el apetito creciente de los inversionistas y de las firmas profesionales por estas modalidades de inversiones. Entre otras razones porque se necesitan alternativas de inversión diferentes a los bonos, esto en la medida que invertir en bonos se ha convertido en algo costoso. Los muy bajos rendimientos de los bonos, incluso a largo plazo, los hacen menos atractivos hoy en día. Esto en principio obedece a que los principales bancos centrales del mundo han comprado un monto cercano a US$8 billones por bonos soberanos.

El interés por invertir en proyectos de infraestructura por parte de los HF podría ir en aumento en la medida de que se estima que sus retornos serían mayores a los que pueden generar las inversiones en finca raíz comercial. También habría mayor interés según algunas encuestas globales sobre conformación de portafolios, que muestran un manifiesto interés a invertir más en infraestructura. Por ello en el mundo se están evaluando mecanismos y normas que les permitan tanto a las aseguradoras como a los fondos de pensiones considerar atractivas estas opciones en un mundo de muy bajos retornos para las inversiones más convencionales que hoy reciben la mayoría de los ahorros pensionales.

Sin embargo, las autoridades miran todavía con cautela los fondos alternativos e incluso estos han pasado a ser considerados potencialmente peligrosos por el riesgo de liquidez, pero los agentes del mercado señalan que ese es un efecto no deseado que ha creado la regulación financiera al establecer normas que encarecen la negociación de valores y que los riesgos de liquidez son hoy mayores que antes pues se ha limitado la actividad que en los mercados de valores ejercen los bancos.

Angelien Kemna miembro de Stichting ABP, el segundo mayor fondo de pensiones reseña que el problema en muchos casos son las normas y los reglamentos encaminados a garantizar la estabilidad de los mercados financieros tienden a impedir que los fondos de pensiones puedan asignar de forma eficiente el ahorro y sugiere que la regulación estandarizada sobre inversiones transfronterizas mediante sociedades de inversión inmobiliaria podrían fomentar más inversión a largo plazo”, precisamente si por ejemplo las normas nacionales sobre insolvencia fueran armonizadas en las diferentes jurisdicciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?