| 1/3/2011 9:00:00 AM

Fogansa, por el número uno en ganado y agricultura

Con el capital producto de la oferta de acciones que realizó esta compañía de productos agrícolas, ratifica su intención de convertirse en la industria agrícola más grande del país y una de las más grandes de la región. Al mismo tiempo, se convierte en una alternativa de inversión para todos.

Fogansa es una empresa que tiene como objeto social la producción de bienes agrícolas y pecuarios primarios. Desde hace algunos años viene sufriendo una transformación en su naturaleza pública a privada y en su visión como participante del mercado agrícola en el país.

En diciembre de 2010 realizó una oferta de acciones que le permitió capitalizarse y le abre camino para llevar a cabo su estrategia de reorganización y expansión. Además, con esta emisión  ofrece al mercado de renta variable una alternativa de inversión en un plan de negocios atractivo, dentro de un sector con potencial de crecimiento.

La historia de la compañía inicia en 1941, cuando el gobierno crea el Fondo Ganadero de Antioquia, para incrementar el hato ganadero y mejorar las condiciones de los campesinos. Por distintas razones, entre los años 2004 y 2005 deciden liquidarlo. Sin embargo, algunos de sus socios deciden capitalizar una nueva compañía que hoy en día es Fogansa S.A.

Es por eso, que la nueva administración de Fogansa tiene el reto de conseguir que la transición de una administración pública a una privada, pueda ser materializada bajo un plan de negocio que tiene trazado de la compañía y creando valor para todos los accionistas.

Para cumplir con estas expectativas, la compañía enfocará su estrategia en la ganadería, la porcicultura y la agricultura. Con los recursos de la emisión podrá ejecutar todas las inversiones necesarias en infraestructura y tecnología que requiere un proceso de industrialización como el que tiene en mente esta compañía. 

Fogansa recibió capital por $10.405 millones. Al aumentar su patrimonio, que antes de la emisión alcanzaba $91.000 millones, la compañía espera poner a marchar todos sus proyectos para cumplir con el objetivo de convertirse en la industria agrícola más grande del país.

La estrategia

En los próximos años la compañía se enfocará en aumentar el número de cabezas de ganado, desarrollar proyectos de porcicultura y cultivos a gran escala de piña, naranja y mango.

La estrategia en ganadería, primero será expandirse en todo el territorio antioqueño y en el departamento de Córdoba para abastecer el interior del país y exportar hacia el caribe.

Así mismo, Fogansa se ha puesto la meta de llegar en el 2012 a un hato ganadero cercano a las 21.000 cabezas, que servirán para consolidar su operación y adquirir un mayor poder de negociación en el mercado. De acuerdo con los datos suministrados por el gerente general de Fogansa, Jorge Andrés Gutiérrez, a la fecha esta empresa cuenta con un hato ganadero que supera las 6.000 cabezas de ganado, además de poseer cerca de 200 equinos que soportan la operación del negocio.

Para alcanzar el número de bovinos en el plazo estipulado, la compañía tendrá que cambiar su extensión de tierra que básicamente está ubicadas en zonas importantes del departamento de Antioquia, por una mayor extensión en donde puedan desarrollar el campo.

En la actualidad cuenta con 3.700 hectáreas valoradas en $81.000 millones y la idea es que con la transformación de la compañía puedan pasar a 8.000 hectáreas, que les dará la capacidad para tener más cabezas de ganado. “Resulta muy costoso para nosotros pagar impuestos en tierras que valen mucho pero que tienen capacidad para pocos animales”, comentó Gutiérrez.

En cuanto a porcicultura y agricultura, esta compañía buscará seguir el modelo de algunas empresas de agroindustria brasileña que en menos de dos décadas se han convertido en grandes jugadores de la región y que han crecido a tasas de más del 1000% en su tamaño.

Por un lado, la empresa vio una oportunidad en la producción de piña, ya que son pocos países que tienen el área y las condiciones climáticas que tiene Colombia para producir esta fruta. En la región los productores son Costa Rica y Ecuador. Según Gutiérrez, el primero ya no tiene más extensión de tierra para hacerlo y el segundo viene disminuyendo su producción hace algunos años.

Para asumir el reto de convertirse en un productor de piña de gran escala, la compañía tendrá que invertir en una gran infraestructura para garantizar una oferta suficiente de la fruta para los países que la demandan.

Por el lado de la naranja y el mango, Fogansa busca replicar el modelo de La Hondura, una finca que se encuentra en el municipio de Anzá, en Antioquia, y que utilizaba unas montañas para ganadería, pero que servían para cultivo de frutas. En el tiempo de violencia, los campesinos abandonaron la zona, pero en esta finca transformaron la utilización de la tierra y sembraron 130.000 árboles, 70.000 de mango y 60.000 de naranja, desarrollaron proyectos de porcicultura y caña.

“Gracias a La Hondura, los campesinos desplazados han vuelto y están pensando que con ayuda del gobierno puedan construir viviendas para que puedan adquirirla. Es la única solución para que las ciudades se expandan y se descarguen de toda la violencia que ha generado la pobreza”, dijo el directivo.

En concreto, la apuesta que hace Fogansa, es aprovechar las políticas sobre la locomotora de agricultura que ha propuesto el gobierno, convertirse en un jugador grande e industrializarse de manera eficiente. “Los medianos y pequeños agricultores son importantes pero hay que apuntarle a la industrialización y a crear empresas que hagan despegar la economía y el desarrollo del país”, dijo el directivo.

La estructura de empresa pública, ahora se enfoca exclusivamente en la generación de valor. “Fogansa es una compañía de fomento que sufrió una transición para que ahora el fomento genere valor a los accionistas y a la sociedad”, complementó el gerente de la compañía.

En estos momentos, las ventas anuales de Fogansa alcanzan los $4.600 millones, por la transición que está pasando. “Esperamos que con la emisión y los planes de expansión, los ingresos de la compañía aumenten a entre $25.000 millones y $30.000 millones dentro de 3 años”, comentó Gutiérrez.

Detalles de la emisión

La compañía, que buscaba emitir 15.750.000 acciones a $2.000 por acción, adjudicó 5.202.917 para un total de $10.405 millones de capital adicional. La venta de las acciones se realizó desde el 9 de diciembre y terminó el 29 del mismo mes. En estos momentos la acción se puede negociar en la Bolsa de Colombia en la rueda de alta liquidez.

Los inversionistas que podían invertir eran todos aquellos de naturaleza natural o jurídica, que tengan la obligación de presentar declaración de renta. Lo anterior, debido a que gracias al artículo 249 del estatuto tributario, las personas que inviertan en acciones de empresas que realicen actividades agropecuarias primarias, tienen la posibilidad de descontar hasta el 1% de la renta líquida gravable del año que se realice la inversión. La inversión mínima es de $1.00.000.

 

La forma de pago de las acciones era de contado o el 20% el día que haga la oferta, 40% en marzo y el otro 40% en junio de 2011. El pago a cuotas no hace que el inversionista pierda el beneficio tributario sobre el 100% del valor de las acciones que adquiera. Para realizar la oferta, los inversionistas deben acercarse a cualquier firma comisionista de bolsa local y preguntar por el proceso de compra de acciones en el país.

Gutiérrez agregó al final que “la persona que invierte en Fogansa, tiene la posibilidad de ser ganadero y ser agricultor, sin necesidad de comprar muchas cabezas de ganado o tener unos grandes cultivos”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?