| 5/5/2010 7:00:00 AM

Firmas comisionistas empiezan a cobrar cuotas de administración

La tendencia es realizar un cobro a los inversionistas con portafolios de menor valor. Pero, ¿los montos cobrados son los correctos? La respuesta depende de la estructura y las políticas de cada firma.

El mensaje que se pensaría que quieren enviar las comisionistas de bolsa con los cobros que están empezando a implementar por cuotas de administración y custodia de valores a los clientes del mercado de acciones con portafolios pequeños es segmentación del mercado.

Algunas firmas ya están realizando los cobros, otras se encuentran analizando cuál es el modelo de tarifas que deben implementar para que sea transparente, no excluyente y que no genere un efecto negativo sobre el desarrollo del mercado de valores.

Es ahí en donde está la incomodidad de los accionistas, pues sienten que están siendo excluidos del mercado, que las tarifas no son transparentes e iguales para todos. Finalmente la falta de información a los inversionistas hace que por desconocimiento terminan asumiendo una mala imagen del mercado, de las firmas y decidan retirar su inversión.

Por lo anterior, el efecto de estos cobros podría inicialmente segmentar el mercado de acciones y frenar la profundización y el desarrollo que ha logrado después de la entrada de Ecopetrol a la bolsa.


Las razones: costos y vehículos de inversión más productivos

La primera razón que argumentan para la implementación de estos cobros son los costos operativos y administrativos asociados a su actividad. La idea de las firmas, es volver productivos unos activos que en el momento generan una serie costos que los vuelven improductivos.

Hay algunas que ya empezaron a realizar el cobro este trimestre, como Correval, BBVA Valores y Davivalores. Las dos firmas coinciden en que el cobro se realiza a aquellos accionistas con un portafolio menor a $50.000.000.

El modelo de tarifas de otras firmas que están estudiando la opción de implementar el cobro, aún no está definido. Sin embargo, concuerdan en que el modelo debe estar dirigido a cubrir los costos asociados a la operación, a volver productivos unos activos que en el momento no lo son y que la tarifa debe ser fijada con responsabilidad para no interrumpir el proceso de masificación del mercado de valores.


Los costos

En cuanto a los costos, muchos accionistas se preguntan por qué en los dos años de la emisión no se les habían hecho cobros y qué tipo de costos son los que asumen las firmas para realizar unos cobros, que para algunos accionistas son altos. (Ver artículo: “El costo de ser accionista de Ecopetrol”).


1. ¿Por qué en los dos años de emisión no se hicieron cobros?

La razón que dan las firmas comisionistas es que ellos tienen unos costos fijos de operación que deben ser cubiertos por todos los clientes de la firma.

Adicionalmente, argumentan que en los dos años anteriores no estaban facultados a realizar estos cobros, por una cláusula dentro del contrato que decía que Ecopetrol asumiría unos costos de administración, custodia y libro de accionistas de Deceval y que no podían ser trasladados a los accionistas.

Entonces, el tema del cobro de la cuota de administración surge después de terminados esos dos años. Sin embargo, Ecopetrol anunció en noviembre de 2009 que seguirá asumiendo este costo.

Este costo que haciendo cuentas, para una firma que en un caso hipotético tenga 59.650 accionistas con paquetes de 1.000 acciones cada uno es de $123.67. (Ver en el recuadro la simulación del cobro de Deceval hecho por Dinero.com)

“Ecopetrol sigue asumiendo el cobro por custodia y administración de Deceval hasta nueva orden. Por lo tanto, los depositantes directos –firmas comisionistas de bolsa- no deben cobrar ese gasto a los accionistas, ni tampoco debe ser incluido dentro del cobro periódico por servicios de administración”, declaró la coordinadora de atención al accionista de Ecopetrol, Dora Cecilia Henao.

Por otro lado, un accionista de Cavipetrol, la cooperativa de los trabajadores de Ecopetrol, le contó a Dinero.com que la firma Correval había enviado un comunicado a los accionistas que pertenecen a esta cooperativa para cobrarles $3.000 + IVA mensuales. Por los costos que antes asumía Ecopetrol y que eran transferidos a la firma por la cooperativa.

En el contrato que Ecopetrol suscribió con los bancos y agentes colocadores de las acciones, se encontraba una cláusula en donde se comprometía a darles como incentivo durante los dos primeros años la suma de $2.100 mensuales por accionista.

Ecopetrol firmó un contrato de colocación con Cavipetrol en el 2007, por lo tanto el incentivo Ecopetrol lo pagaba directamente a Cavipetrol. Pero Cavipetrol al no ser firma comisionista de bolsa, para poder vincular a los miembros de la cooperativa cuando compraran las acciones, realizó un acuerdo con la firma comisionista Correval.

Por lo tanto la custodia de las acciones de las personas que compraron en Cavipetrol, la tiene la firma Correval. Por esto, Cavipetrol le trasladaba el incentivo que pagó Ecopetrol durante los dos años a Correval.

“El incentivo Ecopetrol lo dejó de pagar en noviembre de 2009, pero es importante aclarar que ese pago se hizo como incentivo y no para cubrir costos administrativos o de operación de los colocadores, por lo tanto los cobros que ellos realicen no pueden ser justificados en este hecho”, declaró la coordinadora de atención al accionista de Ecopetrol.


2. ¿Cuáles son los costos que las firmas asumen?

Muchas confusiones tienen los accionistas acerca del tema. Algunos accionistas creen que las firmas empezaron a cobrar porque Ecopetrol dejó de asumir los costos de Deceval, otros no entienden que es Deceval y otros simplemente no saben los costos que asumen las firmas al atender a sus clientes.

Para esto las firmas responden que los costos que ellos tienen que asumir no solamente son el de custodia y administración que pagan a Deceval (Depósito Centralizado de Valores).

Los costos que listan son los siguientes:

· Valoración de portafolios.
· Envío de extractos.
· Riesgo de que se pierdan las acciones.
· Costos de administración.
· Custodia y administración de valores (Deceval).
· Proveedores de infraestructura (sistemas de negociación).
· Gastos de personal.
· Sistemas tecnológicos de naturaleza administrativa.
· Costos asociados a los entes de regulación y supervisión.
· Costos ACH.
· Call center.
· Agentes de servicio al cliente.


Adicionalmente, las firmas argumentan que es una cuestión de economías de escala. Es decir, un cliente que realiza muchas operaciones y tiene un portafolio más grande, le reporta ingresos a la compañía y cubre los costos con estas operaciones.

Los que tienen portafolios pequeños por lo general no realizan operaciones, por lo tanto esos costos no se cubren.

Con este planteamiento, el costo relativo de mantener a un cliente con un portafolio de bajo valor será más alto y no es cubierto de ninguna manera por la firma comisionista.

Las firmas dicen que no pretenden sacar a los clientes del mercado, pero que si tienen la necesidad de cubrir los costos mínimos de operación y administración asociados.

Lo que piensan además es que en el mercado pueden existir firmas comisionistas especializadas en la administración de portafolios de bajo valor y sean más eficientes que las que ya están realizando cobros.


Vehículos de inversión más productivos

Firmas comisionistas como Correval piensan que existen mecanismos más eficientes para que los inversionistas pequeños entren al mercado de capitales sin comprar acciones necesariamente. Ofrecen las carteras colectivas como una opción menos costosa en donde asumen los mismos riesgos que si compraran las acciones y la obtienen la misma rentabilidad.

Hay carteras colectivas que tienen los recursos concentrados en acciones de Ecopetrol y la rentabilidad anual depende de la valorización de la acción y de los dividendos que reciba la cartera colectiva. En términos prácticos, reciben la misma rentabilidad que si tuviera las acciones menos el costo anual de sostenimiento.

Las firmas han creado estos vehículos para que los inversionistas participen en el mercado de acciones sin entrar directamente en él.

En el caso de Correval, lo que buscan con la medida no es generar ingresos adicionales, es cubrir los costos que les genera administración de esos portafolios pequeños y que miren las carteras colectivas como un vehículo de inversión paralelo.


La tendencia es el cobro

Aunque solamente son tres firmas las que están realizando el cobro, hay otras que están contemplando esa posibilidad pues consideran que cobrar por administración es empezar a alcanzar un estándar internacional. Creen que pagar por los recursos que administra una firma no está mal.

Sin embargo, están tratando de encontrar un modelo que al contrario de hacer que el cliente no ingrese a la compañía, lo incentive para que haga operaciones. De esa manera pretenden lograr una gestión eficiente de los recursos de los inversionistas, sin excluirlos.

Lo que necesitan es un modelo que compense la falta de ingresos por la falta de transacciones de esos portafolios pequeños, volver esos activos productivos.

El modelo que creen ideal sería una combinación entre el modelo transaccional, que es el que se usa en Colombia y uno de administración. Un ejemplo que ponen es que se le cobre un porcentaje al cliente por administración y comisiones de éxito adicional. Así entonces, la firma garantiza un ingreso fijo por los recursos que administra e incentiva al cliente a que realice operaciones.

Finalmente, el diseño del modelo primero debe asegurar que la operación de la firma cubra los costos y que sirva para masificar el mercado. Hay responsabilidades en los dos lados y es deber de las firmas enseñarlo a los clientes sin excluirlos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?