| 11/30/2013 9:50:00 AM

Expresidente de Interbolsa aceptó la mitad de sus delitos

Rodrigo Jaramillo aceptó ser culpable por manipular de manera fraudulenta acciones y de administración desleal. Pero no aceptó otros dos cargos. Por los delitos le darían menos de 10 años de cárcel.

Este viernes el expresidente de Interbolsa, Rodrigo Jaramillo, aceptó dos de los cargos imputados por la Fiscalía General de la Nación.

Los dos delitos en los que se declaró culpables son manipulación fraudulenta de especies (acciones) y administración desleal.

De acuerdo con el abogado penalista y profesor de la Universidad del Rosario Ricardo Medina, por el delito de administración desleal la condena está en el rango entre cuatro y ocho años. Por manipulación fraudulenta hasta nueve años. Estas condenan no se suman se promedian.

Adicionalmente y como informó Dinero.com en el artículo “¿Superfinanciero más culpable que los dueños de Interbolsa? Por aceptar los cargos en la etapa de imputación, la rebaja de la pena podría ser de hasta un 50%, es decir, pagaría mínimo cinco años. En la etapa de audiencia preparatoria se haría una disminución de la tercera parte de la pena, unos 3 años, para terminar pagando aproximadamente unos siete años y la fase del juicio oral, la reducción es de dos años.

Un informe de Semana.com señala que luego de la aceptación de cargos por parte de Jaramillo, la Fiscalía enfocó sus esfuerzos en pedir medida de aseguramiento para él y para los seis exdirectivos de la comisionista involucrados en esta investigación.

Por otra parte, Alessandro Corridori, inversionista de Interbolsa e involucrado en su descalabro no aceptó los cargos. A Corridori le imputaron cargos por concierto para delinquir, manipulación de especies y administración desleal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?