| 8/9/2011 1:30:00 PM

El oro cerca de precio record de US$1.800 la onza

Las expectativas de más intervenciones gubernamentales en Europa y la crisis de la deuda en Estados Unidos impulsaron al oro a un récord de casi 1.800 dólares la onza el martes.

El lingote recortaba ganancias ante un rebote de los mercados accionarios. Mientras los inversores esperaban la evaluación de la Reserva Federal estadounidense sobre la última turbulencia en el mercado, el oro al contado subía cerca de un 1%, a alrededor de US$ 1.730 dólares la onza.

El metal ha ganado cerca de un 13% desde fines de junio. Antes de que Wall Street rebotara en la mañana, el oro alcanzó un máximo de sesión de US$1.778,29.

"El mercado podría bajar desde este punto pero (en general) se dirige hacia arriba", dijo el jefe de ventas de metales de ANZ, Peter Hillyard.

El oro cotizado en euros subió a un máximo histórico de más de 1.250 euros la onza, y estaba listo para su mayor escalada en dos días desde mayo de 2010. 

El oro en libras esterlinas y en yenes también marcó niveles récord. 

Las acciones mundiales rebotaban el martes tras diez días seguidos de caídas mientras los inversionistas ponían todas sus esperanzas en el mensaje que dará la Reserva Federal, aunque seguían las compras de activos de refugio como el oro o los francos suizos. 

Reflejando la fiebre del oro, las tenencias del metal en los fondos cotizados en bolsa acumulan 12 días seguidos de incrementos, elevándose al máximo histórico cercano a las 70 millones de onzas, o 2.177 toneladas, en base a datos del Consejo Mundial del Oro (WGC, por sus siglas en inglés). 

La plata descendía cerca del 2,5% diario a unos US$ 38 la onza. El platino ganaba un 2% a alrededor de US$ 1.748 la onza.


Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?