| 2/18/2013 7:42:00 AM

Dividendo de Ecopetrol, ¿cuánto repartirá?

Aún no ha dado a conocer el proyecto de distribución de las utilidades de 2012, pero teniendo como base los resultados del año pasado, ya publicados, los accionistas pueden tener una idea de lo que recibirán.

Los resultados de Ecopetrol así como sus dividendos son uno de los reportes más esperados por el mercado y los accionistas. Y no es para menos, la petrolera, la compañía más importante de Colombia, se caracteriza por su buen desempeño y por otorgar uno de los mejores dividendos.

En 2012, la compañía obtuvo las segundas ganancias más importantes de toda su historia, alcanzando los $14,9 billones, aunque bajaron 3,1% frente a 2011.

Precisamente sus accionistas recibieron de las utilidades de hace dos años un dividendo ordinario y extraordinario. Éste último como resultado de sus buenos resultados, $15,4 billones, en 2011.

Los frutos se tradujeron en un dividendo de $300 para quienes poseen títulos de Ecopetrol. Del monto, $263 correspondían al dividendo ordinario y $37 al extraordinario.

En total repartió de los $15,4 billones de 2011, $10,8 billones en dividendo ordinario y $1,5 billones en extraordinario.

Teniendo en cuenta lo anterior, la compañía podría estar distribuyendo $10,48 billones en dividendo ordinario de las ganancias de 2012. Algunos analistas del mercado consideran poco probable que pague el extraordinario.

De ser así, la Nación, accionista mayoritario, estaría recibiendo cerca de $8,9 billones, mientras que entre los minoritarios se distribuirían $1,57 billones.

El dividendo a pagar entre las más de 41.116 millones de acciones podría estar cercano a los $252,9, lo que significaría una reducción de 4,18% frente al recibido un año antes.

La Asamblea de Accionistas de Ecopetrol se llevaría a cabo, como todos los años, en Marzo de este año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.