| 7/17/2013 7:40:00 AM

Datos económicos alientan bolsas asiáticas

Las plazas de Asia presentaron ascensos generalizados ante los buenos datos de las economías de los países de la zona.

La Bolsa de Tokio cerró en positivo por cuarta jornada consecutiva gracias a la continuada depreciación del yen y las expectativas de resultados favorables de las grandes compañías exportadoras.

El selectivo Nikkei subió 15,92 puntos, un 0,11 %, y quedó en 14.615,04 unidades, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, avanzó 2,70 puntos, un 0,22 %, y se situó en 1.213,24 unidades.

La Bolsa de Shanghái se contrajo 20,8 puntos, un 1,01 %, y concluyó su cotización diaria en 2.044,92 enteros.

La Bolsa de Hong Kong escaló 59,49 puntos, un 0,28 %, y el índice referencial Hang Seng se situó al cierre en los 21.371,87 enteros.

La Bolsa de Seúl tuvo ganancias atribuidas por analistas locales a los datos económicos favorables publicados en China, que propagaron el optimismo y se tradujeron en la tendencia a la compra entre los inversores de Corea del Sur, su mayor socio comercial.

El índice referencial Kospi ganó 21,13 puntos, el 1,13 %, hasta 1.887,49 unidades en una sesión en la que se movieron 3.540 millones de dólares, mientras el tecnológico Kosdaq se expandió 4,10 puntos, el 0,76 %, hasta los 541,82 enteros.

En Tailandia, la Bolsa de Valores de Bangkok aumentó 6,63 puntos, el 0,46 %, y el índice SET acabó en 1.458,08 activos.

En Singapur, la Bolsa de Valores de la ciudad-Estado ganó 16,63 puntos, el 0,52 %, y dejó al índice Straits Times en 3.208,33 enteros.

En Malasia, el parqué bursátil de Kuala Lumpur creció 2,27 puntos, el 0,13 %, y el índice KLCI llegó a 1.788.66 enteros.

EFE / D.COM
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?