| 6/12/2014 2:15:00 PM

Se dispara petróleo por crisis en Irak

El barril de crudo WTI se cotizó en 106,53 lo que representó un incremento del 2,04% frente a la jornada anterior.

El petróleo de Texas (WTI) se disparó hoy un 2,04 % y cerró en 106,53 dólares el barril, en una jornada por el temor de los inversores al impacto que pueda tener la escalada de la crisis en Irak en el suministro de crudo.

Al cierre de la cuarta sesión de la semana en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en julio subieron 2,13 dólares respecto al cierre de la jornada del miércoles.

Tanto el barril WTI, de referencia en Estados Unidos, como el barril de Brent, de referencia en Europa, se dispararon este jueves en medio de las tensiones que despierta la situación en Irak por la última ofensiva yihadista.

La aviación iraquí bombardeó hoy un complejo de palacios que pertenecieron al difunto dictador Sadam Husein y que los yihadistas habían ocupado en la ciudad de Tikrit, capital de la provincia de Saladino, al norte de Bagdad.

En los últimos días, los insurgentes suníes han tomado zonas de las provincias de Nínive, Saladino y Kirkuk y amenazan con avanzar hacia Bagdad e incluso hasta las ciudades meridionales de Kerbala y Nayaf, donde se encuentran los principales santuarios chiíes.

Los contratos de gasolina para entrega en julio, que se toman como referencia, subieron 8 centavos y cerraron en 2,99 dólares el galón (3,78 litros), y los de combustible para calefacción para entrega el mismo mes subieron 8 centavos y cerraron en 2,98 dólares.

Por su parte, los contratos de gas natural para entrega en julio, se dispararon 26 centavos hasta 4,76 dólares por cada mil pies cúbicos tras publicarse que sus reservas subieron la semana en 107.000 millones de pies cúbicos. EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?