| 11/28/2011 9:05:00 AM

Crisis europea seguirá golpeando a monedas de América Latina

Las ambiguas soluciones aplicadas por Europa para resolver su crisis de deuda mantendrían debilitadas a las monedas latinoamericanas durante los próximos días, al permanecer una incertidumbre que desvía el interés de los mercados hacia el dólar.

Las monedas de la región conservarían los bajos valores alcanzados durante la última semana, aunque algunas podrían registrar acotadas alzas que les permitan recuperar posiciones previas algo más favorables. "Europa claramente ha ido con medidas tímidas y detrás de los hechos; (las autoridades) no han sido proactivas ni agresivas. Mientras las turbulencias continúen, no deberíamos ver un sesgo muy fuerte a la apreciación de las monedas", dijo el economista Aldo Lema, presidente de Vixion Consultores.

Alemania y Francia aún limitan las posibles acciones que el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) podrían aplicar para aliviar los efectos de una crisis que no promete una salida en el corto plazo.

En este escenario, el euro registró el viernes su mayor caída frente al dólar en las últimas siete semanas al cotizar a 1,3226, tras la reducción de la calificación crediticia de Bélgica a "AA" y al pagar Italia una tasa récord del 6,5 por ciento en la emisión de letras para financiarse. "Estamos entrando en una fase de la crisis donde se requiere una acción supranacional (...) Todos aquellas medidas que no conlleven a una acción más decidida del BCE o la llegada de nuevos recursos extra región a través del FMI (...) no solucionarán los problemas de fondo", agregó Lema.

Italia, Francia y España tienen previsto vender nueva deuda esta semana y los inversores estarán pendientes para evaluar los resultados de sus subastas.

Volatilidad
En real brasileño cerró el viernes a 1,8864 unidades por dólar reflejando un alza de un 0,30 por ciento, tras una volátil operativa que en su punto más bajo registró una caída de un 1,27 por ciento.

Ese día, el ministro de Hacienda del país, Guido Mantega, opinó que la crisis de deuda está empeorando y dijo que aún existen acciones de política económica a las que Europa puede apelar. Descartó que Brasil vaya a adoptar medidas cambiarias.

El peso chileno, que cerró con pérdidas el viernes, continuaría oscilando entre los 500 y 530 pesos, siempre de la mano de la volatilidad global y del movimiento del precio del cobre, la principal exportación del país. "Las malas noticias sobre Europa mantendrán al peso cerca de los 530. Es clave saber si el BCE va a ser el fondo infinito para la compra de bonos soberanos. Si las malas noticias se moderan, el peso podría volver hacia los 520", dijo Pablo Donetch, analista de Río Duero Inversiones en Santiago.

Por su parte, el peso mexicano registró una caída de un 0,54 por ciento al cerrar la semana, con una cotización de 14,2487/14.2699 unidades por dólar. "Veo lejano que (la moneda) se pueda recuperar por el momento, no hay una buena expectativa, el tema de Europa nos está afectando mucho", dijo Esteban Velázquez, analista de la operadora de fondos Allianz Fóndika, quien estima difícil que el tipo de cambio regrese a niveles por debajo de 14,0 pesos por dólar. "Europa va a seguir apremiando bastante al mercado, no dejará de generar preocupaciones, estamos plenamente enfocados sobre aquella región", agregó.

El panorama es semejante en Perú. La moneda se depreció cerca de un 0,22 por ciento en la última semana y registró el viernes su mínimo valor en un mes al cotizar a 2,718 soles por dólar debido a una mayor aversión al riesgo frente a la deuda europea.

En los primeros días de esta semana "es probable que el sol muestre la misma tendencia que en días anteriores y se deprecie marcado por la fortaleza global del dólar", dijo José Rázuri, analista de la consultora Maximixe en Lima.

No obstante, el sol estaría apreciándose desde la segunda semana de diciembre tras una mayor oferta de dólares en la plaza limeña por el pago previsto de gratificaciones.

El peso argentino mayorista mantendría su ligero sesgo bajista con el aval del Banco Central, que en las últimas semanas logró retomar la compra de dólares para reforzar sus reservas luego de ser golpeadas por una pronunciada fuga de capitales.

Carlos Risso, analista del portal ZonaBancos en Buenos Aires, opinó que las intervenciones de la autoridad monetaria para favorecer la corriente alcista del dólar (caída del peso) no generarán movimientos distorsivos en mercado. "Con esta perspectiva de una Europa con una crisis galopante" y con Estados Unidos "acoplado a los vaivenes mundiales, en donde el dólar se aprecia día tras día, no es improbable (...) que el Banco Central (argentino) apure una cierta depreciación del peso", sostuvo.

La moneda interbancaria se movería con un sostén en la zona de 4,265 por dólar, mientras que el peso informal se mantendría virtualmente paralizado por las presiones oficiales.

En tanto, el peso uruguayo seguirá la tendencia del real con participaciones del banco central en la medida que la moneda gane terreno frente al dólar, para evitar la pérdida de competitividad comercial con su principal socio regional, Brasil.

Un sondeo realizado por el Banco Central del Uruguay entre analistas reflejó que se proyecta una cotización de 19,68 pesos por dólar para fin de mes, menor a los 20,20 del viernes.


Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?