| 1/3/2014 4:31:00 PM

Wall Street terminó sin sobresaltos

Bolsa, Wall Street

Las acciones estadounidenses terminaron prácticamente sin cambios tras las palabras de funcionarios de la Reserva Federal.

Las acciones estadounidenses cerraron el viernes prácticamente planas tras una sesión de alta volatilidad, luego de los comentarios de varios funcionarios de la Reserva Federal que generaron dudas respecto a la rapidez con la que el banco central pondrá fin a su programa de estímulo monetario.

El promedio industrial Dow Jones cerró extraoficialmente con un alza de 28,64 puntos, o un 0,17 por ciento, a 16.469,99 unidades; mientras que el S&P 500 perdió 0,62 puntos, o un 0,03 por ciento, a 1.831,36 unidades. En tanto, el Nasdaq cayó 11,163 puntos, o un 0,27 por ciento, a 4.131,906.

En la semana, el Dow Jones cayó un 0,05 por ciento, el S&P 500 perdió un 0,55 por ciento y el Nasdaq retrocedió un 0,59 por ciento.

La Reserva Federal no está menos comprometida con una política monetaria altamente expansiva ahora que redujo sus compras de bonos, dijo el viernes el presidente del banco central estadounidense, Ben Bernanke, en lo que podría ser su último discurso como jefe del organismo.

Bernanke, quien culmina su segundo mandato como presidente de la Fed a fin de mes, entregó una evaluación optimista de la mayor economía mundial para los próximos trimestres.

Pero moderó las buenas noticias en materia de viviendas, finanzas y políticas fiscales al reiterar que la recuperación general "claramente se mantiene incompleta" en Estados Unidos.

La Fed decidió el mes pasado reducir su programa de compra de activos, conocido como alivio cuantitativo, en 10.000 millones de dólares a 75.000 millones de dólares mensuales, citando una mejora del mercado laboral y un crecimiento más sólido.

Pero esa decisión "no indica ninguna disminución del compromiso (de la Fed) de mantener una política monetaria altamente expansiva por el tiempo que sea necesario", dijo Bernanke durante un foro de la Asociación Económica Estadounidense en Filadelfia.

"Más bien, ello refleja el progreso que hemos logrado hacia nuestra meta de una mejora sustancial del panorama del mercado laboral que establecimos cuando comenzamos el actual programa de compras en septiembre del 2012", agregó.

Los bonos del Tesoro cayeron levemente tras los comentarios de Bernanke, mientras que las acciones operaron estables y con bajos volúmenes negociados.

Para recuperarse de la profunda recesión del 2007-2009, la Fed ha mantenido las tasas de interés cerca de cero desde fines del 2008. También ha cuadruplicado el tamaño de su hoja de balance hasta cerca de 4 billones de dólares a través de tres rondas de enormes compras de bonos que buscan mantener bajos los costos del endeudamiento a largo plazo.

La extraordinaria emisión de dinero de la Fed ha ayudado a impulsar a las acciones a máximos récord y motivó fuertes fluctuaciones en las divisas internacionales, incluido un retroceso en las monedas de mercados emergentes en 2013 debido a que los inversores anticiparon el fin del alivio cuantitativo.

Observando los años a futuro, Bernanke dijo que el banco central tiene las herramientas -incluido el ajuste de la tasa al exceso de reservas de los bancos y los llamados acuerdos de recompras inversas, o repos- para regresar a una política normal sin recurrir a la venta de activos.

"Es posible, sin embargo, que algunos aspectos específicos del marco operativo de la Reserva Federal cambien", declaró.

Aumenta hoja de balance

Mientras los defensores de las tres rondas de alivio cuantitativo de la Fed apuntan a la caída del desempleo y un continuo positivo crecimiento económico, los detractores advierten que esos beneficios han disminuido de cara a las amenazas como sería un aumento de la inflación futura.

El presidente de la Fed de Filadelfia, Charles Plosser, dijo que la Fed enfrenta "inmensos" desafíos ahora que redujo su programa de compra de bonos y debe ser consciente de una rápida alza en los precios.

Desempolvando argumentos que él y otras autoridades de línea dura hicieron previo al periodo de baja inflación, Plosser dijo que temía menos a una desinflación y más a una inflación demasiado alta si los bancos comienzan a liberar rápidamente los 2,4 billones de dólares en excesos de reserva que ahora mantienen.

Sin embargo, el jefe de la Fed de Richmond, Jeffrey Lacker, aseguró en Baltimore que el tamaño sin precedentes de la hoja de balance del banco central no evitará que el organismo sea capaz de conducir una efectiva política monetaria.

"Espero que más reducciones en el ritmo de compras estén en consideración en las reuniones futuras", agregó.

El mes pasado, Bernanke, quien será reemplazado por la vicepresidenta de la Fed Janet Yellen, dijo que las compras posiblemente serían reducidas a un ritmo "moderado" durante gran parte de este año si los avances en el mercado laboral continúan como se espera, y que el programa se cerraría totalmente a fines del 2014.

Sobre la economía, Bernanke destacó que el desempleo sigue siendo alto en un 7 por ciento, y dijo que la cantidad de estadounidenses desempleados por largo tiempo "sigue siendo inusualmente alta".

Pero "la combinación de sanación fiscal, un mayor equilibrio en el mercado inmobiliario, menos restricciones fiscales y, desde luego, una política monetaria expansiva continua son un buen augurio para el crecimiento económico de Estados Unidos en los próximos trimestres", afirmó.

"Desde luego, si la experiencia de los últimos años nos enseña algo, es que deberíamos ser cautos en nuestras proyecciones", aclaró.

Reuters/D.com



Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.