| 8/8/2011 6:20:00 PM

Caen monedas latinoamericanas en lunes negro para Wall Street

Todo apunta a que en los próximos días las monedas latinoamericanas seguirán volátiles frente al dólar en medio de los temores desatados por la crisis de la deuda en Europa y el recorte de la calificación de la deuda de Estados Unidos.

;
BBC
Tras el desplome de los mercados globales este lunes -especialmente en Wall Street- las monedas latinoamericanas no se mostraron inmunes.

El peso colombiano abrió con una caída de 0,77%, cotizándose a 1.803 unidades por dólar. En Chile, la moneda retrocedía en 1,15%, con el tipo de cambio en 470,40 pesos comprador y 470,70 pesos vendedor. En México, el peso se depreciaba con una caída de 1,48%, cotizándose este lunes en 12,16 pesos por dólar.

Efectos de la calificación
El domingo el Banco Central Europeo anunció que planea adquirir parte de la deuda soberana de España e Italia para frenar un posible contagio de la crisis a otros países del bloque europeo.
El anuncio, explican economistas, parece no haber contrarrestado el temblor que desencadenó la decisión de Standard & Poor’s -dada a conocer el viernes- de rebajarle a AA+ la calificación de la deuda de Estados Unidos.

Según los expertos, ese factor sigue presionando las monedas regionales.

"La mayor parte de las divisas latinoamericanas, como consecuencia de su vinculación con el dólar, recogen casi siempre los efectos derivados del desplome de la moneda norteamericana en sus propias monedas nacionales", le dijo a BBC Mundo Ramón Sánchez Tabarés, catedrático de la Universidad de Barcelona.
Como señaló el ex presidente del Banco Central de Argentina, Rodolfo Rossi -según la agencia de noticias Reuters- los países de la región han venido acumulando cuantiosas reservas de dólares en los últimos años y el recorte de la calificación podría erosionar el valor de los ahorros de la región. Ya lo había advertido la CEPAL, el 27 de julio: América Latina y el Caribe se han convertido en el segundo tenedor de activos en dólares, detrás de China.

"La región acumula en reservas internacionales más de US$700.000 millones", indicó la CEPAL.

Factor confianza

Otros economistas, como Lilia Beatriz Sánchez, presidenta de la Sociedad Colombiana de Economistas, creen que la turbulencia de los mercados globales y las reacciones de las monedas latinoamericanas responden a un elemento: la confianza.

Cuando la confianza se deteriora -explica- los inversionistas se vuelven tremendamente sensibles a la hora de actuar. El solo hecho de que Estados Unidos haya estado a punto del default o de la cesación de pagos causó un gran nerviosismo que se apoderó de las bolsas. "Ya se ha dicho que las bolsas se mueven por factores psicológicos", dijo Sánchez a BBC Mundo.

Sin referencia
El economista Sánchez Tabarés también se hace eco de cómo la incertidumbre repercute en las cotizaciones del dólar en América Latina. "(Tiene que ver con) la falta de expectativas claras sobre lo que va a ocurrir en el mundo con las monedas hasta ahora de referencia, por una parte, el dólar norteamericano y, por otro parte, el euro. Pero también tiene que ver con el yuan chino o el rublo ruso. En la medida en que los procesos se han globalizado, no hay una expectativa clara para ese conjunto de monedas y mercados", indicó el catedrático.

De acuerdo con Sánchez Tabarés, lo lógico hoy en día sería decir: si el dólar se debilita, se debería situar las reservas en otra moneda mucho más estable. Algunos podrían pensar en el euro, pero el euro está también lejos de satisfacer las expectativas de seguridad. "A mí me da mucho temor que el mayor tenedor de bonos del tesoro norteamericano sea el Banco Central de China y, por lo tanto, (me preocupa) la posición que asuma (…) Los chinos no pueden aceptar pasivamente que sus reservas disminuyan de valor", indicó el experto.

El gigante se tambalea

Lo que parece quedar en evidencia, según algunos expertos, es que pareciera que estamos ante el inicio del fin del dólar estadounidense como centro del sistema monetario internacional. "La fortaleza tradicional del dólar estadounidense empieza a mostrar sus debilidades estructurales. Lo lógico sería establecer un nuevo sistema monetario donde el dólar no fuera la moneda por antonomasia", indicó Sánchez Tabarés.

Pero eso depende de lo que arrojen las reuniones de los grandes actores económicos como los gobiernos de las potencias económicas y organizaciones como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. De acuerdo con Alan Cibils, profesor de la Universidad Nacional de General Sarmiento de Argentina, el debate en Estados Unidos sobre el tope del endeudamiento de ese país no se restringió al ámbito económico.

"Se ve que la derecha en Estados Unidos, que está ganando cada vez más poder o que le están cediendo cada vez más poder (…), no parece estar dispuesta a mantener las políticas necesarias para que el dólar siga siendo moneda de reserva internacional", indicó el Cibilis en conversación con BBC Mundo. "Eso golpea la confianza que se tenía internacionalmente en el dólar como moneda de reserva".

Según el profesor de la universidad argentina, los acuerdos a los que llegó Obama con el partido Republicano y el Tea Party fomentarán políticas que impactarán negativamente en la actividad económica de Estados Unidos. Y, como principal economía del mundo, sus efectos podrán sentirse más allá de sus fronteras.

Optimismo regional
El 13 de julio, la CEPAL proyectó que América Latina y el Caribe mantendrá en 2011 la recuperación iniciada en la segunda mitad de 2009 tras la crisis económica internacional y crecerá 4,7% gracias al impulso de la demanda interna. Eso podría ser clave para entender la dinámica monetaria. "El fenómeno más importante para los especuladores del mercado monetario es la tasa de crecimiento y los únicos que muestran tasas de crecimiento positivas son las economías emergentes y no Estados Unidos o los países europeos", explicó Sánchez Tabarés.

Desde hace tiempo, América Latina lucha por detener las presiones al alza de sus monedas que encarecen sus exportaciones.

"Si hubiera algún proceso de devaluación (del peso) sería bienvenido. Nosotros hemos estado ante una tasa de cambio frente al dólar muy baja y hemos tenido que hacer muchos ajustes internos para adaptar las exportaciones. Con que suba unos cuantos pesos la tasa de cambio, los exportadores se pondrían felices", dijo desde Colombia la economista Lilia Beatriz Sánchez. De acuerdo con el ministro de Hacienda de Colombia, Juan Carlos Echeverry, la economía de su país está bien protegida. "Esta turbulencia internacional nos debe volver a enviar a los niveles de los 1.800 pesos en cuanto al cambio del dólar", dijo el funcionario según la prensa local.

En el norte del continente, el secretario de Hacienda de México, Ernesto Cordero, también se mostró optimista. "(Habrá) una gran volatilidad, como lo vimos la semana pasada, como lo vamos a seguir viendo esta semana (...) afortunadamente nuestros indicadores macroeconómicos son bastante robustos, podemos aguantar", según reportó la agencia de noticias Reuters. Analistas confían en que a medida de que el gobierno de Estados Unidos envíe señales claras de estímulo económico, habrá una apreciación en las monedas de la región.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?