| 5/30/2012 7:00:00 AM

Caen bolsas europeas ante nerviosismo por España

Las bolsas caían y el euro tocó un mínimo de 23 meses el miércoles en momentos en que los inversores temen que los problemas bancarios de España eleven sus costos de endeudamiento a niveles insostenibles y, después de China señaló que no está planeando un gran paquete de estímulo.

La crisis de deuda en la zona euro y el temor al daño que podría causar al frágil crecimiento mundial han mantenido esta semana a muchos inversores lejos de los activos más riesgosos como acciones y materias primas por lo que los precios se han movido en rangos estrechos.

El índice FTSE Eurofirst de las principales acciones europeas revertía gran parte de las ganancias del martes abriendo con una baja del 0,4 por ciento, a 987,47 puntos.

La moneda europea caía un 0,3 por ciento a 1,2455 dólares, su nivel más débil desde julio del 2010.

"Es como si todo empieza y termina con España. Todo el mundo está hablando de España, poniendo los problemas de Grecia en un segundo plano", dijo Satoshi Okagawa, analista senior de mercados globales de Sumitomo Mitsui Banking Corporation en Singapur.

La difícil situación del euro apuntaló al índice dólar, que sigue el desempeño del billete verde frente a seis divisas importantes, que trepó por encima de 82,66 a su mayor nivel desde septiembre del 2010.

Indicios de que China podría adoptar un enfoque cauteloso para estimular su economía debilitaron el ánimo en los mercados asiáticos, ayudando a hacer caer las acciones mundiales un 0,5 por ciento a 302,31 puntos.

Los mercados europeos se concentrarán más tarde en la venta italiana de hasta 6,25 millones de euros en bonos a cinco y 10 años, donde se prevé un aumento en los costos de endeudamiento del Gobierno, pero donde habría una demanda suficiente de los inversores nacionales.

Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?