| 3/11/2013 6:33:00 PM

Bolsas de América Latina cerraron con tendencia mixta

Terminaron con resultados divididos tras una jornada marcada por los avances del principal referente bursátil del mundo, Wall Street.

Las bolsas latinoamericanas no lograron fijar un rumbo y mientras Sao Paulo subió 0,19%, Buenos Aires 1,04% y Montevideo 0,05%; México bajó 0,70%, Santiago 0,04%, Colombia 0,16% y Lima 0,12% anotaron números rojos.

Así, el índice Ibovespa de Sao Paulo ganó un 0,19%, hasta los 58.544 puntos, luego de operaciones por 6.112 millones de reales (unos US$3.123 millones).

Por su parte, el corro de Buenos Aires subió 1,04% en su índice Merval y alcanzó las 3.359,79 unidades, con un volumen de negocios de 65,02 millones de pesos (unos US$12,8 millones).

El Imebo de Montevideo cerró con una variación positiva del 0,05% y llegó a los 3.745,73 enteros, en una jornada con un volumen financiero de 31.275.525 pesos (US$1.639.535).

En sentido opuesto, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la rueda mexicana descendió un 0,70%, hasta los 44.013,30 puntos, al cabo de una compraventa de acciones por 13.520 millones de pesos (US$1.078 millones).

El mercado de Santiago perdió un 0,04% en su indicador IPSA, que se situó en 4.527,29 unidades, luego de reportar movimientos por 85.689.882.363 pesos (US$181,93 millones).

La bolsa de Colombia se depreció un 0,16% en su índice general (IGBC), que cerró en 14.463,27 enteros, en una sesión en la que se intercambiaron títulos por 118.871,53 millones de pesos (US$66,02 millones).

El Índice General de la Bolsa de Valores de Lima quedó en 20.360,80 puntos, tras retroceder un 0,12%, tras un intercambio de papeles por 21.239.603 nuevos soles (unos US$8.161.231).

EFE/D.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?