| 10/15/2013 12:00:00 PM

Sigue el desangre

El magnate brasileño Eike Batista traspasó el 65% del control de un puerto de mineral de hierro en el estado de Rio de Janeiro a un fondo de inversión de Abu Dhabi y a la compañía holandesa Trafigura, por US$400 millones.

En una nota al mercado la noche del lunes, la compañía minera MMX de Batista anunció la venta al fondo Mubadala y a Trafigura, que además de ese monto asumirán una deuda por 1.300 millones de reales (unos 620 millones de dólares al cambio actual).

Los 400 millones de dólares serán invertidos para continuar la construcción del Superporto Sudeste, en el Estado de Rio de Janeiro, de ahora en adelante PortCo. MMX mantendrá el 35% restante de la propiedad.

El puerto tiene una capacidad para operar 50 millones de toneladas de mineral de hierro por año. Está previsto que inicie funciones en 2014.

La venta es un nuevo paso en el intento de Batista, ahora caído en desgracia por la pérdida de confianza del mercado, por buscar nuevos inversionistas para las empresas de su grupo de minería y energía EBX, que no han cumplido con las expectativas de producción y retornos.

Mubadala también posee parte de la propiedad de EBX. En mayo pasado, Batista traspasó el control de la empresa de energía MPX a la alemana E.ON.

Batista quiere vender activos y captar dinero fresco en un momento complejo, después que hace dos semanas la petrolera del grupo, OGX, anunció que no pagaría en plazo una deuda por 45 millones de dólares a sus acreedores.

El empresario llegó a ser el hombre más rico de Brasil y el séptimo del mundo, con una fortuna de 30.000 millones de dólares hace un año medio que se redujo a unos 900 millones a inicios de septiembre, según estimaciones de Forbes.


Afp/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?