| 5/25/2012 10:00:00 AM

Bankia, la pieza inestable del rompecabezas financiero en España

La cuarta entidad bancaria del país tiene diez millones de clientes. Su rescate inicial, calculado en US$18.000 millones de dineros públicos, coincide con los recortes salud y educación.

;
BBC
Con diez millones de clientes y 400.000 accionistas Bankia, la cuarta entidad bancaria de España, tiene en vilo a la economía del país por sus activos tóxicos, heredados del boom inmobiliario, y porque el gobierno de Mariano Rajoy ha subrayado que aportará todo el dinero público necesario para su rescate.

Parcialmente nacionalizada hace unas semanas, la entidad no sólo arrastra los males de la burbuja inmobiliaria como otros bancos españoles sino que además su rescate coincide con los severos recortes que aplica el gobierno en sectores sensibles como la salud y la educación.

Después de semanas convulsas para la entidad (su presidente, Rodrigo Rato, renunció y luego se anunció la necesidad de la intervención del gobierno para sanear las cuentas de Bankia), sus acciones han ido cayendo ante la incertidumbre del monto total de ayudas públicas que necesitará.

En medio de ese clima la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) informó este viernes que suspendía de forma temporal la negociación de la entidad en bolsa a petición de su propia directiva hasta que no se concrete el plan de saneamiento.

Precisamente esta tarde se espera que el consejo de administración del banco apruebe un plan de viabilidad y la ayuda pública que necesitará para llevarlo a cabo. Según algunos analistas la cifra superará los US$18.000 millones.

Tanto el banco como el gobierno se mueven cautelosamente porque un descalabro tendría consecuencias en todo el sistema financiero español. Pero ¿cuál es la importancia de Bankia en el rompecabezas de la crisis en España? BBC Mundo se lo explica en estas claves.

El tamaño del banco en el sistema financiero español

Bankia surgió en 2010 como consecuencia del proceso de reestructuración del sistema financiero español promovido por el Banco de España. De esta manera se unieron siete entidades: Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caixa Laietana, Caja Rioja, Caja Ávila y Caja Segovia.

Bankia tiene 10 millones de clientes, unos activos totales de unos US$342.000 millones y un valor patrimonial de unos US$15.000 millones. Actualmente es la cuarta entidad bancaria de España.

¿Cómo llegó a esta situación?

Los analistas calculan que Bankia tiene unos US$40.000 millones de activos en dificultades, derivados del llamado boom del ladrillo.

"Seguramente es el banco más expuesto de los grandes bancos de España a los préstamos del boom inmobiliario. Los otros grandes bancos no están tan expuestos como Bankia", explicó a la BBC Santiago Carbó, profesor de economía de la Universidad de Granada.

Bankia no se escapa a la herencia de los créditos inmobiliarios que afectan a otras entidades españolas. El Banco de España, en su último Informe sobre la Estabilidad Financiera, señala que los bancos ibéricos poseen créditos inmobiliarios y de la construcción "problemáticos" por valor de US$234.000 millones, equivalentes a más del 17% del PIB español.

"Esos créditos son la herencia envenenada de un boom constructor e inmobiliario por el que se edificaron cinco millones de casas nuevas entre 1997 y 2007, el doble del aumento de hogares en España en ese período", señala el especialista de economía de la BBC, Robert Peston.

"Tan malos son esos créditos que los bancos están dando por hecho que solo recuperarán la mitad o menos de lo que prestaron", apunta Peston.

¿Cuál es la solución que propone el gobierno?


Después de la renuncia del presidente de Bankia, Rodrigo Rato, el gobierno anunció una inyección de US$12.500 millones a la entidad desde el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), creado en 2009 para gestionar los procesos de reestructuración de entidades de crédito.

Uno de sus problemas es que el fondo cuenta con US$11.000 millones y las ayudas iniciales que requiere Bankia superan los US$18.000 millones. No obstante, el gobierno ha subrayado que aportará todo el dinero necesario.

La polémica en las calles españolas es que mientras el gobierno recorta recursos de sectores como la salud y la educación, abre el grifo de forma incondicional para reflotar los bancos. El FROB se financia en su mayoría con dineros públicos.

¿Qué pasa si el rescate sale mal?

Aunque los otros grandes bancos españoles, como el Santander o el BBVA, no están tan expuestos a los préstamos inmobiliarios, una quiebra de Bankia no sólo afectaría a todo el sistema financiero español sino al crecimiento económico y la creación de empleo, señalan los analistas.

Existen temores de que si el valor de las acciones de Bankia se hunde a causa del rescate, los ahorristas podrían dejarse llevar por la ansiedad y comenzar a retirar en masa sus depósitos, debilitando aún más el banco.

No obstante, existe un sistema de protección al ahorrista, por el cual su dinero está garantizado hasta un monto máximo, que en el caso español es de unos US$127.000.

"Los mercados están tensos y temerosos sobre la situación en España y sobre todo quieren saber de dónde sacará dinero el gobierno para ayudarles", comentó Santiago Carbó.

A la coyuntura hay que sumarle los altos intereses que está pagando el gobierno por la deuda española y la caída del precio de las acciones de bancos como Bankia.

Robert Peston subraya que el escenario español recuerda al irlandés que al final de una fuerte crisis por una crisis inmobiliaria similar, tuvo que recurrir a las fondos de rescate europeos.

"La gran pregunta que se deben hacer España y la eurozona es si el país ibérico es una versión gigante de Irlanda, país que nacionalizó sus bancos para tapar su agujero financiero con dinero de los contribuyentes. ¿Será suficiente el dinero de los contribuyentes españoles para salvar a los bancos del país?", detalla Peston.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?