| 3/6/2015 4:05:00 PM

Apple se suma al selecto club del Dow Jones de Industriales

La compañía se unirá al selecto club del Dow Jones de Industriales, un lugar merecido teniendo en cuenta su enorme capitalización bursátil y que refleja la creciente importancia del sector tecnológico en la Bolsa de Nueva York.

La entrada de Apple en ese promedio será al cierre de la sesión del 18 de marzo, por lo que al día siguiente comenzará a influir en la evolución del principal indicador bursátil de Nueva York, creado hace 119 años.

El anuncio fue hecho por la empresa Dow Jones Indices, del mismo grupo que controla The Wall Street Journal, a partir de la decisión de un comité que por lo menos una vez al año revisa las firmas que tienen razones suficientes para ingresar a ese grupo. "Apple es una opción clara para el promedio del Dow Jones de Industriales, la medición del mercado de valores más reconocida", afirmó el presidente del comité de indicadores de la firma Dow Jones Indices, David M. Blitzer.

Para entrar a ese grupo, integrado por treinta empresas, Apple desplazará al grupo telecomunicaciones AT&T, que cada día va perdiendo más mercado ante el avance de Verizon, actualmente la principal empresa del sector.

Se trata del primer cambio en la composición de los integrantes del Dow Jones de Industriales desde que en 2013 se incorporaron Goldman Sachs, Visa y Nike, desplazando al Bank of America, Hewlett-Packard y Alcoa.

El fabricante del popular iPhone es actualmente la empresa con la mayor capitalización bursátil en todo el mundo, con cerca de 730.000 millones de dólares teniendo en cuenta el valor de sus acciones en la sesión de este viernes. Es el doble de Microsoft y del gigante petrolero Exxon Mobil, por ejemplo, y cuatro veces más que Coca-Cola.

Llegó a alcanzar los 775.000 millones el pasado mes, en un empuje que volvió a resucitar los comentarios de analistas que defendían la idea de que una firma como Apple se merecía estar en el grupo del Dow Jones de Industriales.

Pero no estaba antes por razones técnicas, ya que ese indicador pondera el precio de las acciones, y hasta mediados del año pasado los títulos de la compañía estaban con un valor próximo a los 700 dólares. "El Dow -agregó Blitzer- es un índice ponderado, por lo que títulos con un precio extremadamente alto suelen distorsionar el indicador, mientras que las acciones con un precio muy bajo tienen un impacto menor".

En junio, sin embargo, Apple decidió hacer un "split" de sus títulos y convirtió en siete acciones cada una original, lo que, entre otras consecuencias, le hizo repensar al comité del Dow Jones la conveniencia de incorporar a Apple a ese grupo. "El 'split' de Apple llevó el precio de su acción para abajo, más cerca del precio en el Promedio del Dow Jones de Industriales", añadió Blitzer al explicar por qué ahora sí, y no antes, el comité decidió sumar a los títulos de la firma a ese grupo.

Unido a ello, la firma Visa, otro de los miembros del Dow Jones y que también está integrada al sector tecnológico, no el financiero, tendrá también un "split" de sus títulos el 18 de marzo, por lo que reducirá la influencia de ese sector en la ponderación del índice y, por lo tanto, dejará espacio a Apple.

La incorporación de Apple refuerza la importancia del sector tecnológico en la Bolsa de Nueva York. En 1999 se incorporaron Microsoft y el fabricante de componentes informáticos Intel, y en 2005 le tocó el turno a Cisco. Y también confirma el hecho de que la economía de Estados Unidos cada día está siendo más impulsada por empresas jóvenes, en un fenómeno que no se da en otros países con tanta intensidad como aquí.

El Dow Jones de Industriales nació en 1896 pero sólo a partir de 1928 quedó conformado con treinta empresas, que han ido cambiando de acuerdo con una serie de características. Es un club que tiene en cuenta, según sus administradores, "la excelente reputación (de la empresa), que demuestre un crecimiento sostenido, que logre atraer el interés de un gran número de inversiones y sea representante de su sector".

A pesar del anuncio, todavía hay voces que restan importancia no sólo a la decisión del Dow Jones de Industriales, sino que indican que ese indicador está perdiendo importancia a la hora de determinar cómo se está comportando el mercado. Muchos operadores prefieren el S&P 500 porque tiene una gama mayor de empresas, 500, y que, al igual que el Dow Jones, incorpora firmas que cotizan en la Bolsa de Nueva York (NYSE) y en el mercado tecnológico del Nasdaq.

"El hecho de que hasta ahora Apple no haya entrado al Dow Jones demuestra el poco valor que tiene ese indicador", dijo a la cadena financiera CNBC Dan Greenhaus, de la firma inversora BTIG.


EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?