| 8/5/2015 5:00:00 AM

Para ver hacia dónde va el euro, hay que mirar dónde ha estado el dólar

El clamor por tomar deuda en euros este año coloca a la moneda común en una trayectoria conocida por los operadores de divisas.

Las empresas mundiales han aprovechado costos de endeudamiento en mínimos récord para captar la suma sin precedentes de 157.000 millones de euros (US$173.000 millones) a través de bonos en 2015. Conforme comiencen a devolver esa deuda, se pondrá en marcha la demanda acumulada de euros, justo cuando un salto en la emisión de dólares a fines de la última década ahora impulsa al billete verde, según el gerente de carteras y ex economista del Fondo Monetario Internacional Stephen Jen.

“El euro parece estar encaminándose en la misma dirección que el dólar después de la crisis en lo que hace a posiciones cortas estructurales”, dijo Jen, fundador del fondo de cobertura de Londres SLJ Macro Partners LLP. “Esto le dará sostén al euro tres a cinco años más adelante”.

Durante el resto de este año, el euro tendrá un rumbo descendente y la recuperación no cobrará impulso hasta 2017, según los estrategas. La mediana de pronósticos en distintas encuestas de Bloomberg ubica la moneda de 19 países en US$1,05 a fines de 2015, antes de un alza a US$1,06 en 2016 y a US$1,11 al año siguiente.

El euro se cotizaba el lunes a US$1,0985, después de una caída de 20% que comenzó en mayo del año pasado.

‘Vientos de cola’ para el euro


El motivo clave para la baja de la moneda única es la divergencia de políticas entre Estados Unidos y Europa. Mientras que el Banco Central Europeo prometió seguir inyectando dinero barato en la economía hasta fines de 2016, la Reserva Federal se prepara para elevar las tasas de interés desde un mínimo histórico, posiblemente ya en septiembre.

Por esa razón, las compañías pueden tomar préstamos en euros más baratos que nunca, en tanto el costo de emitir deuda cayó a un récord de 0,85% en marzo, muestran los índices de Bank of America Merrill Lynch.

El incremento del endeudamiento será un catalizador para la eventual alza del euro una vez que el BCE ponga fin a su programa de compra de bonos y comience a elevar sus tasas de referencia, explicó Jane Foley, estratega de monedas de Rabobank International en Londres.

“El mercado parece subestimar los vientos de cola estructurales que podrían sostener el euro en el largo plazo”, señaló Foley, cuyo banco es menos pesimista que la mayoría y pronostica una caída a US$1,07 este año. “Si bien el tema de los diferenciales de tasas hará bajar el euro frente al dólar en los próximos meses, hay factores que podrían limitar el movimiento a la baja del euro”.

“Lo que le está pasando al euro en este momento es un caso clásico de arbitraje cambiario”, dijo Peter Rosenstreich, responsable de estrategia de mercado de Swissquote Bank SA desde la ciudad suiza de Gland, cercana a Ginebra. “Y con los arbitrajes cambiarios, uno sube por la escalera mecánica pero baja en tobogán. Cuando aparezca la aversión al riesgo, la gente liquidará esas posiciones lo más rápido que pueda”.

(Bloomberg)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?