| 6/16/2015 5:00:00 AM

La nueva burbuja.com

¿Podrá China mantener sus Castillos en el Aire? En el Siglo XXI, los logros del crecimiento de China han sido espectaculares pero no menos impresionantes han sido los efectos y los retos de las autoridades para encarrillar un capitalismo de Estado. Ahora el turno es para el mercado de valores.

No hace mucho uno de los temas en boga era el proceso de migración del sector rural a los centros urbanos en China. Ello permitió disminuir de manera sustancial la pobreza, al tener mejores salarios urbanos que rurales. También despertó preocupaciones por el rápido proceso de deterioro ambiental en medio del poco cuidado para evitar altos niveles de concentración de contaminación y polución en los centros urbanos. Sin embargo, poco a poco fueron ganando relevancia las inquietudes de las autoridades y analistas por la gestación de una burbuja inmobiliaria, con precios rápidamente al alza.

La velocidad con que se presentaron los aumentos en los precios apuntaban muchas veces a decisiones intencionadas de los gobiernos en las diferentes provincias, algo que ocurrió en su momento también en España y luego supuso la quiebra de las cajas de ahorros provinciales.

A raíz de estos riesgos, las autoridades nacionales en China fueron restringiendo el acceso a crédito hipotecario y por ende, gestionando la demanda de vivienda. También poco a poco han ido ejemplarizando a las firmas constructoras y las entidades financieras que, sin ayudas públicas, exponen su viabilidad financiera en caso que ocurra una caída en los precios ante una sobreoferta inmobiliaria.

Esta ha sido una de las directas causas que han pesado para que se observe un  menor crecimiento económico de China.

Sin embargo, el alto nivel de liquidez de la economía y el relativamente pequeño mercado de capitales de China se han juntado para convertirse en un nuevo dolor de cabeza. Fuertes alzas y muy rápidas sugieren que hay una nueva ola irracional esta vez en el mercado de valores. Las valorizaciones han sido espectaculares en 2014 y 2015. Por ejemplo, en el Shenzhen Composite Index, que es de empresas de alta tecnología, se ha triplicado en un solo año. Otro ejemplo es ChiNext, que trata de ser una bolsa temática como Nasdaq, donde el valor de las empresas es 140 veces la última utilidad reportada.

El frenesí ha llevado a que empresas cambien su nombre con tal de sugerir con el mismo que pertenecen a las tecnologías de la información, Internet de las cosas y la era digital. Algunas empresas han sido acusadas de promover historias y fabricar relatos que inflen los precios de las acciones en bolsa. Según The Economist, cerca de 80 empresas estarían usando estas estrategias para establecer una muy rápida mayor valorización.

La situación ha dado incluso para que flujos de inversionistas internacionales apunten a la bolsa china, alimentando la especulación que el valor de las empresas aún puede aumentar y tiene justificación los fuertes incrementos. Sin embargo, uno de los administradores de fondos mejor reconocidos por sus resultados y amplia experiencia, Bill Gross, ha comentado que el mercado está muy próximo a ser pinchado por inversionistas como él que invierten en corto, es decir que venden sin tener acciones y ganan por la desvalorización de las empresas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?