| 3/7/2013 6:50:00 PM

América Latina se tiñe de rojo

La mayoría de las bolsas latinoamericanas optaron por los números rojos, alejándose de la subida del 0,23 % en el Dow Jones de Industriales, que le permitió conquistar su tercer máximo histórico consecutivo.

Los buenos resultados en los índices de Wall Street no fueron suficientes para contagiar a las plazas latinoamericanas que, con excepción de Sao Paulo y Buenos Aires, sufrieron pérdidas.

Así, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cerró hoy con un retroceso de 0,43 %, que colocó al Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) en los 43.968,60 puntos, después de negociar 14.174 millones de pesos (unos 1.110 millones de dólares).

El mercado de Santiago bajó el 0,52 % en el IPSA, que quedó en 4.495,71 unidades, luego de un intercambio de valores de 78.869.710.190 pesos (unos 167,09 millones de dólares).

En la misma línea se ubicó el parqué colombiano con una depreciación del 0,49 % en su índice general (IGBC), que lo empujó a los 14.466,61 enteros al término de un comercio de acciones de 115.933,06 millones de pesos (64.12 millones de dólares).

Asimismo, su par de Lima reportó 20.364,56 puntos tras resbalar el 0,95 % en un día con operaciones por 56.353.170 nuevos soles (equivalentes a 21.703.512 dólares).

También, el IMEBO del parqué de Montevideo descendió el 0,04 %, instalándose en las 3.743,59 unidades, al cabo de una compraventa de títulos por 88.290.422 pesos uruguayos (unos 4.630.367 dólares).

En contraste, el índice Ibovespa de la bolsa de Sao Paulo subió el 1,56 %, hasta los 58.846 enteros, en una jornada con transacciones por 10.652 millones de reales (unos 5.431 millones de dólares).

Siguió esta tendencia el Merval de Buenos Aires, con un decidido avance del 2,92 %, que lo condujo a los 3.328,19 puntos, con un volumen de negocios de 100,8 millones de pesos (19,8 millones de dólares).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?