| 7/23/2014 5:00:00 AM

El segundo mercado para financiarse más barato

¿Cuáles son los beneficios que trajo el Decreto 1019 de 2014 para las empresas pequeñas a la hora de buscar financiación?

A finales de mayo pasado nació el Decreto 1019 de 2014 que les dio nuevas posibilidades a las empresas que deseen financiarse a través del mercado público de valores. Esa norma, desarrollada por el Ministerio de Hacienda, establece que cualquier empresa del país podrá emitir títulos valores tales como acciones o bonos destinados a inversionistas profesionales.

Entre las condiciones favorables definidas en ese Decreto por parte del Ministerio de Hacienda, se establece que las compañías no están obligadas a inscribir sus emisiones en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) con los consecuentes ahorros que ello implica. Por ejemplo, de acuerdo con la Circular Única de la BVC, una empresa cuyo patrimonio ascienda a $4.756 millones deberá pagar una tarifa mínima de $10,7 millones anuales por concepto de inscripción y seguimiento. Ese monto sigue subiendo para empresas con mayor saldo patrimonial hasta llegar a una cuota máxima de $68,1 millones por año.

Aunque esto representa un beneficio económico en el momento de la emisión, puede significar también que las acciones no puedan negociarse entre el público en general por no estar inscritas en la bolsa local. Ese aspecto deberá ser evaluado por cada empresa, pero no es relevante teniendo en cuenta que los nuevos papeles irán directamente a manos de inversionistas profesionales.

Otro de los beneficios para las empresas “pequeñas” que quieran obtener financiación en el mercado de valores es que pueden ahorrar el trámite y el costo de solicitar que las acciones sean evaluadas por una calificadora de riesgo. Dichas agencias cobran cifras que rodean los $15 millones (en el caso de las más económicas) para uno de sus contratos de calificación.

Es decir, que el emisor elige (no está obligado) si quiere inscribir la emisión de papeles en la BVC con los costos que esto implicaría.

En comparación con un préstamo tradicional con la banca comercial cuyos intereses pueden ser
–en el mejor de los casos- de 10%, los costos de solicitar financiamiento mediante una emisión de acciones a los inversionistas profesionales son considerablemente menores pues podrían ser inferiores.

La estrategia del Gobierno mediante la expedición del Decreto consiste en facilitar el acceso de nuevos emisores a la plaza bursátil local para ofrecer una mayor oferta a los inversionistas. Esto va en la misma vía de lo que mencionamos en un artículo anterior publicado en Dinero.com (Ver aquí: http://goo.gl/3sRUqf) con respecto a que el mercado colombiano debe diversificar las operaciones con acciones porque, de acuerdo con datos de la BVC, están concentradas en Ecopetrol, Pacific Rubiales y Preferencial Bancolombia.

Cierto es que las empresas “pequeñas” gozan de buenos estados financieros y con este nuevo Decreto podrán financiarse a menores costos para, al mismo tiempo, ofrecer nuevas opciones a los inversionistas que buscan mayor rentabilidad.

Información suministrada por Valora Inversiones

info@valorainversiones.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?