| 10/18/2012 5:00:00 AM

Ahora sí, a pagar con tarjeta a los tenderos

Credibanco ha firmado una alianza que permitirá formalizar en el mediano plazo cerca de 12.000 comerciantes en toda la Costa Atlántica colombiana.

Credibanco, estructurador y gestor de negocios en la cadena de valor de instrumentos de pago y en línea con la política de inclusión financiera del Gobierno Nacional, ha impulsado a 4.322 tenderos en 623 municipios del país a tener la posibilidad de formalizar sus negocios a través del uso de datáfonos.

“El segmento de los pequeños comercios, en este caso los tenderos, es un nicho de mercado con un amplio potencial. Desarrollamos alianzas con asociaciones y también generamos cobertura directa para aquellos comercios que no están agremiados, pero que quieren tener un datáfono en su negocio.”, afirmó Gustavo Leaño Concha, Presidente de Credibanco.

Actualmente, Credibanco es líder en el procesamiento de las transacciones realizadas con tarjetas de pago en el país, expandiendo así la aceptación de éstas con la vinculación de nuevos comercios a la red.

Así, la oferta de valor de la Compañía en el mercado nacional se amplía, al contar actualmente con 99.130 datáfonos en el comercio que están migrados a la tecnología EMV. Es decir, todos los datáfonos tienen la posibilidad de recibir tarjetas con chip, lo cual es un valor importante de la Red Credibanco, al contar con dispositivos que mitigan el fraude, que en el transcurso del 2012 ha disminuido un 10% respecto al año anterior.

Colombia es hoy uno de los líderes de la región en el desarrollo de sistemas de seguridad para el sector financiero y la inclusión financiera es el escenario que lo hace posible. Credibanco incentiva la bancarización de los comercios por medio de productos y servicios ajustados a sus necesidades e ingresos.

Recibir más clientes en el establecimiento, agilizar el proceso de venta, realizar ventas seguras gracias al monitoreo transaccional y control contable de las ventas diarias, son algunos de los beneficios que tendrán tiendas, ferreterías, peluquerías y comercios de comidas rápidas, entre otros.

“Para el tendero es un beneficio, ya que comienza a estructurar su negocio con una contabilidad más organizada, evitando que el producido del día se convierta en plata de bolsillo. Cada compra que se transa va del banco emisor al adquirente, reportada por un movimiento de cuenta; así, el tendero tiene el detalle de cuáles fueron las ventas realizadas por día”, concluyó Leaño Concha.
                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?