| 6/6/2016 12:01:00 AM

La banca sigue siendo demasiado “rígida” frente a los cambios tecnológicos

A pesar de la masificación de las nuevas tecnologías en todas las esferas de la economía, el sector financiero sigue siendo demasiado “rígido” frente a los cambios pues está arraigado a sus tradiciones.

La afirmación la hizo el vicepresidente para las Américas de la firma española A3sec, Javier Mauricio Díaz, quien destaca que la tecnología le ha abierto las puertas a nuevas y más novedosas formas de financiación como el crowdfunding. 

“Una de las problemáticas es que el sector financiero sigue siendo dominado por esos grandes banqueros que entienden muy bien el negocio, pero que no han podido salir del sector y entender un poco mejor a sus clientes”, argumentó.

Esta desconexión, en palabras de Javier Díaz, está llevando a las entidades financieras a “perder una capacidad de mercado gigantesca”, que sí han sabido aprovechar las plataformas de financiación colaborativa.

Lea también: El sector financiero “excluye” a los emprendedores con sus productos

Estas no solo han ideado una solución innovadora a un problema recurrente, sino que también han aprovechado el poder de las nuevas tecnologías para maximizar su cobertura sin la necesidad de invertir en bienes materiales.

Dicho fenómeno se sustenta en la llamada economía colaborativa del siglo XXI y está impactando a la industria financiera en múltiples formas pero también a sectores tradicionales como el transporte (Uber) y la hotelería (Airbnb).   

“Seguimos teniendo el dinero en los bancos pero con quien realmente interactuamos y quienes nos conocen, son estas empresas de tecnología”, precisó Javier Díaz, al explicar el alcance de dicha transformación.

El directivo considera que es momento de que la “banca cambie de mentalidad” frente a este nuevo escenario, lo cual implica que “debe dejar de desarrollar productos genéricos para enfocarse en el diseño de soluciones específicas para sus clientes”.

Para ello, según argumenta, será necesario implementar de manera más decidida herramientas de analítica y Big Data, una técnica de análisis de datos avanzados que les permite a las empresas conocer en detalle a sus clientes.

Díaz relató que este proceso ha empezado a ocurrir de manera progresiva en los bancos más grandes del mundo, en donde se analizan más de 1.200 características del perfil de cada consumidor para crear productos a la medida.

A esta necesidad también se suma la de facilitar el uso de los servicios financieros y, en especial, la forma en que interactúan las personas con sus bancos a través de las nuevas tecnologías.

Javier Díaz también se refirió a los desafíos que tiene este sector en materia de seguridad informática, dado que es el más atacado de América Latina (6‘600.000 arremetidas cibernéticas por día).

Con el 75,29% de los ataques registrados en el 2015, la banca incluso supera en afectación al Gobierno (10,56% de los episodios), así como a las industria de comunicaciones (8,41%), energía (3,71%), industria (1,98%) y comercio (0,05%), según un reciente estudio de la firma Digiware.

El experto señaló que, a pesar de que este es uno de los sectores económicos que más invierte en temas de seguridad, sigue siendo uno de los más afectados debido al inmenso beneficio que obtienen los ciberdelincuentes.

La masificación de esas poderosas amenazas explica por qué el sector financiero avanza cautelosamente en la llamada revolución digital, así como la desconfianza que existe en algunas sociedades con respecto al uso de nuevas herramientas en el manejo de sus finanzas.

Finalmente, Javier Díaz manifestó que a pesar de esos desafíos habrá que ahondar esfuerzos a la hora de desarrollar productos que blinden al sector, el cual empieza a migrar a la nube para facilitar los procesos que cada día realizan las personas.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?