| 8/28/2016 12:01:00 AM

5 cosas que hacen los bancos para evitar tramposos en sus filas

Nada más peligroso que un estafador con acceso al mundo de las finanzas, por eso la industria está refinando sus herramientas para neutralizarlos.

Un tramposo en las filas de cualquier entidad financiera puede causar una catástrofe. Si no que lo digan en Reino Unido donde las movidas de un solo empleado, Nick Leeson, llevaron a la quiebra a Barings Bank en 1.995. 

Cada cierto número de años hay un nuevo escándalo financiero y el factor común en la mayoría de casos es un mentiroso suelto: desde Bernand Madoff y su pirámide de millonarios hasta Jordan Belford que terminó inmortalizado como el ‘Lobo de Wall Street’.

“Comparadas con otras industrias, las instituciones financieras podrían ser más vulnerables puesto que su producto es el dinero. Pueden ser víctimas de varios tipos de fraude como malversación de fondos o fraudes en créditos, acciones, seguros y pensiones. También pueden terminar convertidas, sin saberlo, en instrumento para la transferencia de dinero sucio como lavado de activos y financiación del terrorismo”,  explicó a Dinero Gregg Henzel directivo de la firma de auditoría Crowe Horwath.

Para evitar estos casos la industria está refinando sus mecanismos de control para no dar ‘la oportunidad’ al ladrón. Aquí hay 5 de los ejemplos más novedosos:

1. Dos semanas de descanso por sospecha

Este tiempo fuera de la oficina puede ser usado para revisar a fondo las actividades del empleado sospechoso y saber si hay o no un fraude. Entre las cosas que se pueden hacer está chequear los registros de sus correos electrónicos, las grabaciones de las llamadas y los registros de los movimientos financieros que está realizando.

2. Software de monitoreo

Con la tecnología actual una compañía puede saber todo lo que hagan sus empleados en los computadores y crear un ‘perfil’ sobre su comportamiento.

El monitoreo puede extenderse más allá del PC, llegar al celular de los colaboradores e incluso a su ‘estilo de vida’.  Algunas compañías de tecnología ofrecen programas que analizan series de tiempo y hacen minería de datos para arrojar señales de alerta sobre quién representa un peligro.

3. Barreras entre áreas

En la actualidad los grupos financieros son tan grandes que hacen un número muy variado de actividades. Normalmente estas entidades restringen físicamente y a través de controles digitales el acceso a información de una área por parte de miembros de otra unidad.

Por ejemplo, algunas compañías prohíben a sus empleados comentar negocios de importancia en lugares públicos como cafeterías o baños pues podrían ser escuchados. También deben revisar las salas de reuniones para evitar que queden copias físicas al alcance de otros.  Esto evita que la información sensible circule en manos de todo el mundo o que sea utilizada de forma indebida.

Además de establecer esas barreras, las funciones son divididas entre varias personas, de modo que nadie concentre demasiado poder y existen esquemas de doble revisión en muchos procedimientos.

4. Nada de regalitos

Algunos bancos creen que una forma de evitar los conflictos de interés es prohibir a sus empleados recibir regalos de sus clientes, así como darle regalos o beneficios a servidores públicos o a familiares. Normalmente hay un límite a partir del cual debe rechazarse cualquier ofrecimiento de obsequio.

5. Motivar el buen comportamiento

Algunos fraudes en el sistema financiero ocurren cuando un empleado piensa primero en el beneficio de su compañía y luego en el cliente.

Para evitar esto, algunas entidades específicamente dicen en sus manuales que si hay un conflicto de interés la prioridad debe ser siempre el cliente y otras tienen campañas internas de prevención. Por ejemplo algunas entidades enfatizan en culturas como la ‘venta responsable’ para evitar que el afán excesivo de lucro termine causando problemas.  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?