| 4/14/2012 7:00:00 AM

Se acabó la excusa del TLC

El acuerdo económico es la herramienta más importante que hoy tiene el Gobierno para sustentar el crecimiento económico en los próximos años. El zar del TLC, Hernando José Gómez dijo que “se acabaron las excusas y es hora de ejecutar contra reloj para disfrutar de los beneficios”.

Con la firma de la ley de implementación se cerró el círculo de modificación de leyes en Colombia. Paralelamente el Gobierno ha expedido los decretos que completan los ajustes administrativos y reglamentarios.

En este momento solo falta un aspecto: el compromiso político de Santos y Obama de establecer la fecha definitiva en que el primer contingente de productos colombianos ingrese a Norteamérica sin aranceles.

Entre los cambios más beneficios para la economía colombiana es la operación 24 horas, siete días a la semana de los puertos. Esta tarea deberá estar lista en seis meses y que ofrecerá mayor flujo de mercancías y sistemas más tecnológicos para las inspecciones.

“Hay que hacer más cambios para reducir los costos, mejorar los índices de eficiencia, ahí vamos a tener bastante trabajo por hacer”, dijo el zar del TLC, Hernando José Gómez , que además agregó que llegó la hora para que Colombia se convierta en una gran plataforma de exportación para Estados Unidos, porque la demanda potencial se va a multiplicar por diez.

“El inicio de aplicación del tratado es una muy buena excusa para hacer las reformas que no habíamos hecho y que se deben hacer y que por distintas razones no se había tenido la voluntad política para hacerlo”, dijo.

Uno de los aspectos más críticos son los temas fitosanitarios porque hay que identificar los productos agrícolas adecuados, “esto permitirá jugarla toda para que sean los grandes jalonadores de las exportaciones”, agregó.

La restructuración del Invima sale el próximo mes.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?