| 4/17/2012 9:00:00 AM

Escándalo del Servicio Secreto: ¿amenaza de seguridad o anécdota bochornosa?

De la visita del presidente de Estados Unidos a la Cumbre de las Américas el fin de semana la prensa resaltó la revelación de que militares y agentes de sus servicios de seguridad presumiblemente habían contratado prostitutas en Cartagena.

;
BBC
El diario clic Washington Post reveló el incidente en el que, al parecer, participó personal tanto del Ejército como del Servicio Secreto, aunque se desconoce el número exacto de los involucrados.

El Servicio Secreto es una agencia federal cuya responsabilidad central es garantizar la seguridad del ocupante de la Casa Blanca.

Sin embargo, las autoridades estadounidenses han dicho que los funcionarios involucrados en el escándalo estaban asignados en esta oportunidad a tareas logísticas y no estaban directamente en el equipo de seguridad personal de Barack Obama.

Funcionarios y autoridades de EE.UU. no tardaron en retirar y repatriar a los agentes por "conducta inapropiada".

Además, iniciaron una investigación.

Este lunes, el portavoz de la agencia de Servicio Secreto de EE.UU., George Ogilvie, informó que se les había "revocado su credencial de máxima seguridad".

El hecho ha generado revuelo en la opinión pública y para algunos pone en tela de juicio el funcionamiento de la agencia federal y cuestiona la seguridad nacional.

"La pregunta es: ¿necesita la organización una introspección, algún tipo de cambio (...) antes de que el presidente, el vicepresidente y los miembros del Gabinete estén en peligro?", señaló el congresista republicano Darrell Issa en entrevista con medios locales.

Sin embargo, algunos analistas aseguran que el asunto no pasa de ser una anécdota bochornosa.

"Un incidente penoso pero no de seguridad nacional", dijo a BBC Mundo Rafael Fernández de Castro, director de la revista ForeignAffairs en Español y jefe del departamento de Estudios Internacionales del ITAM, una universidad en México.

clic Vea: Máximo jefe militar de EE.UU. "avergonzado por lo que pasó en Cartagena"
La agencia y sus agentes

Aunque Issa cuestionó la capacidad de la agencia para "prevenir esto en el futuro", personas familiarizadas con los servicios de inteligencia aseguran que la falla -de ser cierta- es simplemente humana.

"Las herramientas para tratar de controlar una mala conducta existen pero al final del dia son humanos y el comportamiento humano siempre es susceptible de cometer errores", dijo a BBC Mundo Andrés Otero, director para América Latina de Kroll, una empresa privada de inteligencia y seguridad internacional.

"Más que de la agencia, definitivamente es una irresponsabilidad de las personas que ocupan estos cargos".

Y aunque por principio, los servicios de inteligencia no deberían ocupar titulares, tampoco son ajenos a este tipo de situaciones.

"Son conductas que uno ve en personal de seguridad de grandes multinacionales, en ejecutivos que viajan a estos países y se comportan bajo unos lineamientos morales reprobables", explica Otero.

"Se enloquecen. Porque ven mujeres bonitas", asegura.

Pero insiste en que habrá que esperar los resultados de la investigación para saber si se trató de un hecho aislado.

Los portavoces de las varias dependencias involucradas han hecho frente al suceso asegurando que la seguridad del presidente estadounidense nunca se vio comprometida.

Y la Casa Blanca reiteró que el presidente tiene entera confianza en el servicio.

Imagen

Las versiones sobre los supuestos encuentros entre los agentes y prostitutas ocuparon parte importante de los titulares de los medios acerca de la cumbre, aún más que la falta de un acuerdo al final de la VI Cumbre de las Américas.

Y aunque los hechos tuvieron lugar antes de la llegada de Obama a Colombia, la atención a la presencia del presidente y al diálogo con América Latina se vio al menos parcialmente desviada.

"Yo lo veo como un problema de imagen y no como un problema de seguridad", explicó Fernández.

"Desvió la atención y todo mundo se fue al tema de las prostitutas y el Servicio Secreto estadounidense y eso sí es vergonzoso, eso sí avergüenza a EE.UU.", asegura.
Castigo

El presidente de EE.UU. declaró este lunes que esperará al informe completo del incidente para decidir qué hará con los agentes suspendidos.

Otero asegura que la medida que se tome podría ser "ejemplar".

"Tienen que reprimir esta conducta para mandar un mensaje al interior de sus filas de que tienen que tomar esto con mucha seriedad", asegura.

"No es un trabajo común y corriente: se jura proteger la vida del presidente. Es un grado de dedicación y compromiso mayor al de cualquier otra profesión en el mundo", insiste.

Sin embargo, aunque Otero cree que es un asunto al que hay que ponerle atención, asegura que a veces "le damos demasiada lectura" a los eventos.










¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?