| 8/24/2010 6:35:00 PM

Wall Street se desmorona por ventas de casas en Estados Unidos

La Bolsa de Nueva York sucumbió ante más datos que reflejaron el persistente declive del mercado inmobiliario en Estados Unidos y los inversores buscaron un día más refugio en valores que consideran más seguros, como los bonos del Tesoro estadounidense.

La deuda estadounidense a diez años subía este martes de precio y su rentabilidad, que se mueve en sentido contrario, se situaba en el 2,49%.

El Dow Jones de Industriales, la principal referencia del mercado bursátil neoyorquino, ha cerrado con pérdidas las cuatro últimas sesiones y ha bajado un 4,06% (-425,26 puntos) en lo que va de mes, abatido por persistentes datos que reflejan un debilitamiento de la actividad económica en Estados Unidos y un mayor deterioro del mercado laboral.

Ese indicador bursátil logró hoy a duras penas finalizar la sesión por encima de 10.000 puntos, una cota sobre la que se ha mantenido desde el pasado 6 de julio, aunque llegó a perderla por momentos nada más conocerse que el ritmo de ventas de vivienda de segunda mano bajó el 27,2% en julio, la mayor caída mensual contabilizada hasta ahora.

Los inversores ya estaban mentalizados para encajar un sustancial descenso en ese tipo de ventas, pero los cálculos que la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces difundió este martes fueron peores de lo esperado y acrecentó el pesimismo en torno a la evolución del sector de la vivienda y la solidez de la recuperación económica en este país.

La tasa anualizada de ventas se situó el pasado mes en 3,83 millones de unidades, comparado con una cifra de entorno a 4,72 millones que esperaban los economistas y la de 5,26 millones que se registró en junio, después de revisarse a la baja los cálculos anteriores.

En la próxima jornada, el mercado bursátil tendrá que digerir más datos del mercado inmobiliario, ahora de ventas de casas nuevas, que deberían mostrar un leve avance en julio respecto del mes anterior, según los expertos.

También tendrán ocasión de constatar si los pedidos de bienes duraderos a las empresas subieron alrededor del 3% en julio como se prevé, después de un descenso del 1,2% en el mes anterior.

De no confirmarse esas previsiones, podría acelerarse la venta de valores en Wall Street, que carece ya de los apoyos que le brindaron en semanas no lejanas algunos resultados trimestrales favorables de grandes empresas estadounidenses.

El Dow finalizó hoy la sesión con un descenso del 1,32% (-133,96 puntos) y se situó en 10.040,45 unidades, el nivel más bajo desde el 7 de julio, después de bajar a 9.991,18 enteros durante la sesión.

El selectivo S&P 500 perdió el 1,45% (-15,49 puntos) y cerró en 1.051,87 unidades, en tanto que el índice compuesto del mercado tecnológico Nasdaq retrocedió el 1,66% (-35,87 enteros), a 2.123,76 puntos.

Entre las 30 empresas que conforman el Dow, la aeronáutica Boeing (-3,74%), el productor de aluminio Alcoa (-2,99%) y el fabricante de maquinaria pesada Caterpillar (-2,69%) registraron los mayores descensos.

También bajaron más del 2% el grupo tecnológico Cisco (-2,54%), la empresa de entretenimiento Walt Disney (-2,40%) y los grupos industriales United Technologies (-2,32%) y General Electric (-2,15%).

Las telefónicas AT&T (0,87%) y Verizon (0,20%), el fabricante de alimentos Kraft (0,48%), la cadena de tiendas Wal-Mart (0,31%) y el grupo de refrescos Coca-Cola (0,11%) fueron los únicos componentes del Dow que registraron alzas en el valor de sus acciones.

En otros mercados, el crudo de Texas para entrega en octubre bajó el 2% y cerró a 71,63 dólares el barril, en tanto que el dólar retrocedió ante el euro y por esa divisa europea se pagaban 1,2674 dólares al concluir la sesión bursátil, frente a los 1,2663 dólares que se pagaban el lunes.

 

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?