| 6/1/1993 12:00:00 AM

Viajes largos sin molestias

Consejos prácticos para que su viaje interoceánico sea mas soportable.

De Bogotá a Madrid, diez horas en vuelo directo. De Nueva York a Tokio, catorce horas sin escalas. Viajes largos, aburridos, incómodos. Usted puede hacer que su viaje sea menos tensionante y más rápida su recuperación.

Más de una línea aérea presta servicio en la mayoría de las rutas y hay distintas horas de salida. Además de la calidad de las comidas y de lo amables que sean los auxiliares de vuelo, ¿Qué otras alternativas tiene usted?

El sueño: si puede dormir en avión, tome un vuelo nocturno. Si duerme mal en los vuelos, viaje de día y duerma cuando llegue a su destino. Si el viaje es a Europa, la mayoría de los vuelos salen en la tarde y llegan en las

primeras horas de la mañana al Viejo Continente. Las opciones son limitadas, pero no sugerimos que tome una pastilla para dormir, porque lo único que logrará es sentirse peor en la mañana y su recuperación será más lenta.

Pídale a su agente de viajes (no cuesta ni un peso utilizar una agencia de viajes, y le hacen todo el trabajo) que averigüe sobre la disponibilidad de asientos y cuáles le darían más espacio para sus piernas o para trabajar. Si el vuelo se demora, no se siente a lamentarse. De una rápida caminada por el aeropuerto. De pronto se encuentra con algún amigo o descubre algo interesante para leer.



Comodidad: la manera de sentarse es muy importante mantenga su silla ligeramente inclinada la atrás, coloque una almohada detrás de la parte inferior de la espalda y coloque los pies sobre su maletín de mano o portapapeles. No cruce las piernas, esto interfiere con la circulación. Y mantenga el cinturón de seguridad ligeramente abrochado todo el tiempo, aun cuando esté durmiendo. Retire la billetera y otros objetos de los bolsillos traseros y aflójese la corbata o el cuello y desabotone el botón superior de sus pantalones para mayor circulación. (Pero no olvide abotonarse antes de levantarse). Quítese los zapatos para estar más cómodo porque los pies se le hinchan durante el viaje. Pero no camine en medias porque puede terminar con ellas mojadas si alguien derrama alguna bebida o alimento. Camine por el avión para mover sus músculos cansados, pero tenga cuidado de no despertar a los pasajeros que están durmiendo. Si usa lentes de contacto, quíteselos durante los viajes largos. Los ojos tienden a resecarse por el aire acondicionado y si usted trata de dormir, los lentes le molestarán. Si no es fumador, trate de conseguir un asiento lo más lejos posible de la sección de fumadores. Si es fumador, pero puede prescindir del cigarrillo por algunas horas, debe intentarlo. El aire del avión se recircular y se vuelve viejo. Si le puede ayudar a sus pulmones, tanto mejor.



Comidas: algunos piensan que la comida en los aviones es terrible, a otros les parece buena, y hay quienes simplemente se resignan a lo que les sirven. Algunos alimentos pueden hacer más difícil el viaje evite comidas que le producen gases o que le irritan el estómago cuando está en tierra; los alimentos grasosos son más difíciles de digerir, las comidas saladas y las nueces retienen el agua; mastique chicle solamente para aliviar el dolor de oído; evite comer cuando su estómago está normalmente en reposo, . como a las 3 a.m.; tome bastante agua, evite las gaseosas y el café si quiere dormir.

La mayoría de las aerolíneas también ofrecen comidas especiales para quienes necesitan dietas especiales, por ejemplo, bajas en sal o comidas Kosher, comidas vegetarianas o para niños. Pero recuerde que hay que pedirlas cuando reserve su cupo. Las aerolíneas no llevan esos alimentos a no ser que sean pedidos con anticipación. El alcohol tampoco es bueno para usted, especialmente si el vuelo cruza muchas zonas del huso horario y su reloj biológico tiene que hacer un gran esfuerzo de adaptación. El alcohol es doblemente potente en el aire que a nivel del mar, y al ingerirlo aumenta la hinchazón de sus pies.

Una palabra de advertencia. Ha habido casos de envenenamiento por alimentos en los aviones, de manera que la mejor comida es aquella que llega demasiado caliente para comerla inmediatamente. Si llega tibia, pídale al auxiliar de vuelo que la caliente. En algunos países es aconsejable evitar las ensaladas, el agua, los cubos de hielo y las carnes no cocidas. Use su buen criterio con las comidas frías tales como aperitivos, carnes frías, o platos con huevo.

Después de su llegada: si puede evitarlo, no vaya directamente a trabajar cuando llegue a su destino. Su cuerpo debe recuperarse de los cambios de la altitud, de la presión atmosférica y el cambio de hora. Vaya al hotel, regístrese, tome un baño, haga una siesta y coma algo ligero. Las comidas pesadas simplemente harán más difícil la adaptación de su organismo. Las drogas también son más potentes en altitudes mayores; es posible que tenga que regular sus medicamentos según el lugar de su destino.

Tómelo con calma, si puede.

Salga y haga algo de turismo durante su viaje. Su mente también necesita un descanso.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?