| 12/20/2011 7:00:00 AM

Viaje de Santos a Quito pasa la página en relaciones de Colombia y Ecuador

El proceso de normalización de las relaciones de Colombia y Ecuador culminó con la visita a Quito del presidente Juan Manuel Santos, que se convirtió en el primer mandatario de su país en pisar la ciudad desde 2008, año en que se bombardeó una base guerrillera en territorio ecuatoriano.

Hasta hace poco tiempo Santos no hubiera podido hacer el viaje, pues pesaba contra él una orden de detención en Ecuador por su participación en la acción militar, que él autorizó como ministro de Defensa.

El pasado marzo un tribunal sobreseyó el caso contra él, por la inmunidad que le da el ser presidente de Colombia, aunque se mantiene la orden de arresto contra seis oficiales de su país.

Al llegar al aeropuerto de Quito, Santos dijo que se trataba de un viaje que estaba "en mora" de realizar, aunque durante la visita de un día evitó ir más allá y mencionar el espinoso tema del ataque militar contra la base de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la zona de Angostura, en el que murieron unas 26 personas.

Correa sí habló de ello en una rueda de prensa conjunta en el Palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo, tras una reunión de tres horas con Santos, el doble de lo previsto.

"Nosotros no vamos a olvidar el pasado, pero hay que mirar hacia el futuro", dijo el mandatario ecuatoriano.

Previamente había afirmado en su cuenta de Twitter: "Con la recuperación de nuestra capacidad de defensa, otro Angostura JAMÁS ocurrirá".

Correa consideró el bombardeo una violación de la soberanía ecuatoriana y rompió relaciones con Colombia, que fueron restablecidas el año pasado con Santos en el poder.

Sin embargo, no concordaron con ese acercamiento los autores de varias bombas panfletarias que explotaron hoy en localidades de Ecuador con mensajes en contra de la visita de Santos, sin causar víctimas o daños materiales.

"Santos y Correa asesinos, grandes amigos de la mentira y el engaño, Angostura no se olvida. Santos asesino paramilitar, agente de la CIA", decía uno de los volantes, que el abogado del diario El Universo Joffre Campaña colgó en su cuenta de Twitter.

En la rueda de prensa, Correa dijo que la relación entre Ecuador y Colombia pasa por un momento "extraordinario", en contraste con la que existía durante el Gobierno de Álvaro Uribe, el antecesor de Santos, cuando "no había confianza mutua", sostuvo.

Como para subrayar la nueva afinidad, los dos presidentes hablaron de las bondades de la "integración" entre ambos países como si leyeran de un mismo guión, y anunciaron una serie de iniciativas en ese sentido.

Santos explicó que los dos países considerarán el transporte aéreo entre ellos "como si fuera interno", lo que evitará "papeleo y sobrecostos", y bajará el precio de los billetes.

Está decidido también que Colombia usará el Oleoducto de Crudos Pesados de Ecuador para sacar el petróleo del sur de su territorio, donde ha realizado importantes descubrimientos, y ambos países negocian ahora los detalles.

"Nuestro oleoducto es el oleoducto de Colombia. Lo puede usar cuando quiera", dijo el mandatario ecuatoriano.

Asimismo, Ecuador ha propuesto a Colombia participar en la construcción de la Refinería del Pacífico, un proyecto que tendrá un costo de unos 12.000 millones de dólares y que ya cuenta con capital venezolano.

Los mandatarios también indicaron que construirán un tercer puente en su frontera de casi 700 kilómetros, que unirá la zona costera al salvar el río Mataje y el cual se prevé que esté listo el 2012, según Correa.

Además, anunciaron que elaborarán un acuerdo de límites marítimos, del cual los dos países carecen actualmente.

La frontera oceánica es un asunto que ha salido al candelero en la región por el litigio entre Chile y Perú respecto a su límite, pero en el caso de Ecuador y Colombia los mandatarios enfatizaron que su motivación es "formalizarlo", y no la existencia de áreas cuya soberanía esté en duda.

"Estamos de acuerdo básicamente en esa frontera" marítima, dijo Santos, quien explicó que lo que falta es el trabajo técnico para identificar los hitos y plasmar la divisoria en el papel.

"Sobre las líneas marítimas no hay ningún problema", coincidió Correa.


EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?