| 8/14/2012 10:00:00 AM

Ventas minoristas de EE.UU. por fin crecen

Subieron en julio por primera vez en cuatro meses, al aumentar ampliamente la demanda por una serie de bienes, desde autos a equipos electrónicos, en una señal de que los consumidores pueden impulsar un crecimiento más sólido.

Las ventas minoristas subieron un 0,8 por ciento el mes pasado, dijo el martes el Departamento de Comercio.

Un reporte separado mostró que los precios al productor en Estados Unidos treparon durante julio a su ritmo más acelerado en cinco meses, aunque la caída en los precios de la energía apuntaba a presiones inflacionarias contenidas. La cifra de ventas minoristas representó el mayor avance desde febrero y estuvo muy por encima de las expectativas de los analistas. Los economistas consultados por Reuters esperaban que las ventas subieran un 0,3 por ciento en julio.

El informe fortalece la visión de que la desaceleración del crecimiento económico durante el segundo trimestre habría sido temporal. "Es una buena señal para la economía", dijo Joe Manimbo, un analista de mercado de Western Union Business Solutions en Washington. Además, da algo de alivio al presidente Barack Obama, cuyas esperanzas de ser reelecto se han visto obstaculizadas por la debilidad del mercado laboral. Su rival republicano, Mitt Romney, está concentrando su campaña en las críticas a Obama por su manejo de la economía.

Los datos de ventas minoristas y de precios también reducen las posibilidades de que la Reserva Federal lance una nueva ronda de estímulos monetarios para apuntalar a la economía. "El informe sugiere que la economía estadounidense sigue creciendo, aunque a un ritmo lento. Los números reducen la posibilidad de que la Fed tome medidas en su próximo encuentro", dijo Vassili Serebriakov, estratega de Wells Fargo en Nueva York.

Los futuros de las acciones estadounidenses subieron tras el dato, junto a los rendimientos de la deuda estadounidense.

La creación de empleo en Estados Unidos se desaceleró drásticamente en el segundo trimestre, golpeada por un menor gasto y bajo crecimiento económico. En julio, la apertura de puestos de trabajo levantó velocidad, pero aún así la tasa de desempleo subió a un 8,3 por ciento. En una señal de mejoría en el gasto del consumidor durante julio, la llamada medición subyacente de las ventas minoristas -que excluye autos, gasolina y materiales para la construcción-, subió un 0,9 por ciento, en su mayor alza desde enero.

La fortaleza en el gasto del consumidor podría ayudar a corporaciones que hacen negocios en Estados Unidos.

Home Depot Inc elevó su panorama de ganancias del año fiscal el martes luego de que los fuertes controles de costos ayudaran a la mayor cadena de arreglos para la vivienda a compensar la debilidad de ventas y superar las estimaciones de beneficios de Wall Street en el último trimestre.

Las ventas de automotores y sus partes subieron un 0,8 por ciento el mes pasado. La demanda por electrónicos y electrodomésticos creció un 0,9 por ciento, mientras que las ventas de materiales para la construcción y de gasolina en las estaciones de servicio aumentaron un 1,0 y un 0,5 por ciento, en cada caso.

Sin contar autos, las ventas subieron un 0,8 por ciento. Sin embargo, nubes negras siguen oscureciendo el panorama económico. La economía de la zona euro, asolada por la crisis de deuda, se contrajo en el segundo trimestre tras un plano primer trimestre, según un reporte del martes.

La confianza de las pequeñas empresas estadounidenses cayó por tercer mes consecutivo en julio debido a la preocupación de los propietarios sobre los ingresos por ventas, según un sondeo del National Federation of Independent Business. El índice NFIB cayó a 91,2 el mes pasado desde los 91,4 de junio.

La crisis de deuda de Europa parece desacelerar el crecimiento en todo el mundo, incluyendo a China, y ha hecho bajar los precios del petróleo este año. El reporte de precios al productor reflejó la caída en los precios del petróleo. Pese a un aumento en los precios de camiones ligeros, medicamentos y cigarrillos, el avance en el índice general fue contenido por una caída en los precios de la energía. El Departamento del Trabajo dijo el martes que su índice de precios al productor, que mide las presiones inflacionarias a nivel mayorista, subió un 0,3 por ciento el mes pasado, levemente por encima del alza del 0,2 por ciento que esperaba un sondeo de Reuters.

El incremento fue impulsado por aumentos en los bienes al consumidor. Los precios de los camiones livianos y los de los medicamentos subieron un 1,6 y un 0,9 por ciento, respectivamente. Los mayores costos de los alimentos también impulsaron el avance en el índice general. Los cultivos estadounidenses se han visto afectados por una sequía en partes del país. Los precios de la energía, en tanto, cayeron un 0,4 por ciento el mes pasado. Han bajado por quinto mes consecutivo en una tendencia que ha enfriado las presiones inflacionarias. Los precios de la gasolina al por mayor cayeron un 3,1 por ciento en julio.

Aunque la inflación general se ha enfriado recientemente, la inflación subyacente se ha mantenido en niveles más altos.

Algunas autoridades de la Fed temen que más medidas para hacer bajar los costos de endeudamiento podrían alimentar la inflación, aunque el banco central ha dicho que está preparado para tomar más medidas de apoyo a la economía, si es necesario.

La caída en los precios de la energía podría ayudar a la economía, ya que los menores costos de los combustibles y otros precios de materias primas le dejan más dinero a las compañías para gastar en otras cosas, como equipos e incluso contratar más personal.    


Reuters                                                          

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?