| 11/21/2015 12:01:00 AM

¿Por qué Adele no usa Spotify o Apple para su nuevo álbum?

Adele y su disquera le apuestan a lograr que un mayor número de fans compren '25' en lugar de sólo reproducirlo a través de Spotify. Esta jugada podría traerle más beneficios económicos aprovechando el hecho de que la cantante seduce a públicos de diversas edades.

Al rehusarse a utilizar los servicios de streaming a través de Apple Music y de Spotify para su nuevo álbum "25", Adele apuesta a su mayor fortaleza: su gran atractivo.

La cantante británica es una artista rara cuyo encanto llega a diferentes grupos demográficos, desde los adolescentes en YouTube y Spotify hasta los adultos que visitan las tiendas de discos o frecuentan iTunes.

Adele y la división de música de Sony Corp. apuestan a que clientes de todas las edades querrán tanto tener el álbum, que van a ir a comprarlo a tiendas de discos o a iTunes, de modo que este logrará cifras nunca antes alcanzadas. La compra de música ofrece más beneficios para el artista y el sello que el servicio de streaming. Las proyecciones de la primera semana para “25” llegan hasta los 2,5 millones de unidades.

“Adele es una en un millón de artistas. Maneja su propia carrera y base de fans”, dijo Vickie Nauman, una consultora de medios de Los Angeles que ha trabajado con Sony Music y el Beggars Group, a donde pertence XL Recordings, el sello de Adele.

Adele ya se cruzó con Spotify anteriormente. Retuvo inicialmente el álbum “21” porque el servicio se rehusaba a restringir la transmisión de canciones a los abonados. Taylor Swift hizo lo mismo el año pasado con “1989”, aunque permitió que el álbum se transmitiera por Apple Music después del debut del servicio.

“Amamos y respetamos a Adele, al igual que sus 24 millones de fans en Spotify”, dijo Spotify el jueves en un comunicado. “Esperamos que muy pronto les dé a esos fans la oportunidad de disfrutar “25” junto a “19 y a “21” en Spotify”.

La pionera de las radios por la web, Pandora Media Inc., que opera bajo normas diferentes a las de sus rivales de streaming, tendrá acceso al álbum y lo ofrecerá a sus clientes dentro de unos pocos días.

Es fácil ver por qué los servicios de streaming quieren estrellas como Adele. El último álbum de la cantante británica ha vendido más de 11 millones de copias en los Estados Unidos, alcanzando esa marca más rápido que cualquier otro artista en más de una década. Swift logró las mayores ventas en una semana de los últimos 12 años con “1989”.

El factor Adele

A diferencia de Swift, que es más popular entre los jóvenes, Adele recibe mayor impulso de los consumidores de más edad. Según Russ Crupnick, analista de MusicWatch, más adultos compraron álbumes online y en las tiendas en 2011 gracias a “21” de Adele. Crupnick atribuye a Adele el haber frenado temporariamente la disminución de las ventas de álbumes de Estados Unidos en general. Después que las ventas en el mercado estadounidense de la música cayeron un 11 por ciento en el 2010, subieron un 0,2 por ciento en 2011 antes de volver a decaer. “Lo llamamos 'el factor Adele'”, dijo Crupnick en una entrevista.

Aun así, es un riesgo quedar fuera del streaming. Estos servicios se han convertido en una importante fuente de ingresos a partir del 2011. En la primera mitad del 2015, los ingresos a través de este servicio online crecieron hasta un 32 por ciento de todas las ventas de música en los Estados Unidos, compensando la menor cantidad de compras de CD y singles digitales, de acuerdo con un informe de la Asociación de la Industria Discográfica de Estados Unidos.

Ese crecimiento explica por qué algunos analistas y ejecutivos cuestionan la decisión de Adele, mientras mantienen que habiendo sido bendecida con un éxito, solo hay que seguir el mantra: no te metas con los fans.

(BLOOMBERG)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?