| 1/27/2014 7:30:00 PM

Guerra contra el contrabando

El presidente del Parlamento venezolano, el diputado Diosdado Cabello, dice que entre el 30% y el 40% de los alimentos que importa el país son llevados luego a Colombia por la vía del contrabando.

"En todas las cuentas que hemos sacado, se calcula que alrededor del 30 al 40 por ciento de los alimentos que Venezuela está importando se van por la vía del contrabando hacia Colombia", dijo Cabello en una rueda de prensa desde el estado Zulia, fronterizo con Colombia y uno de los más golpeados por la práctica del contrabando.

El parlamentario, que también es vicepresidente del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela, manifestó que el fenómeno del contrabando "no es casual" y lo vinculó a "mafias" que participan de una "guerra económica" para desestabilizar al Gobierno del país caribeño.

Tras señalar que se aumentarán los controles a los vehículos que transportan alimentos a través de la frontera, expresó que desde el Gobierno serán "mucho más estrictos de lo que veníamos siendo". "A la Fuerza Armada se les ha dado las instrucciones para que los controles a lo largo de la frontera sean extremadamente severos", dijo. Al mismo tiempo, pidió apoyo al Gobierno colombiano al indicar que el contrabando "no es un problema nada más del Gobierno venezolano". "Estamos seguros que lo que está ocurriendo afecta a las empresas colombianas que están en la frontera", dijo.

Venezuela comparte una amplia y porosa frontera con Colombia que suele ser eje de una intensa actividad ilegal, sobre todo de alimentos y combustible, producto del diferencial cambiario.

El Gobierno venezolano ha dicho que el contrabando "desangra" al país y ha activado un "estado mayor cívico militar fronterizo" para hacerle frente. Cabello dijo que este estado mayor se reunirá el jueves para analizar nuevas medidas.


EFE/D.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?