| 1/26/2012 2:30:00 PM

Unión Europea suspende conversaciones comerciales con Ecuador

La UE ha suspendido las conversaciones sobre un posible acuerdo comercial con Ecuador, después de que el país andino le informara de su interés de entrar en el Mercosur, dijo un portavoz de su delegación en Quito.

"Las conversaciones para reanudar las negociaciones de un acuerdo comercial por el momento están suspendidas", dijo Mauro Mariani, consejero político de la delegación. "La Unión Europea está dispuesta a continuar las conversaciones con Ecuador si se toma una posición clara y definida al respecto", añadió.

En el pasado, miembros del Gobierno han manifestado opiniones diferentes sobre la conveniencia o no de un pacto comercial con Europa. Mariani dijo que el "debate interno" al respecto "ha aparecido en el exterior".

La Unión Europea tomó la decisión después de recibir una carta hace unas dos semanas del embajador de Ecuador en Bruselas, Fernando Yépez, que citaba unas declaraciones del presidente, Rafael Correa, en las que anunciaba el posible ingreso del país andino al Mercosur y su rechazo a un tratado de libre comercio (TLC) con la Unión Europea.

A raíz de ello Bruselas suspendió las conversaciones "porque Ecuador quiere otra cosa", dijo Mariani, que aclaró que lo que discutían ambas partes no era un TLC, sino otro tipo de acuerdo comercial.

El Comité Empresarial Ecuatoriano adelantó el martes la noticia del cierre de los contactos, aunque hasta ahora la Unión Europea no se había manifestado al respecto. La Cancillería de Quito ha convocado una rueda de prensa para hablar del tema.

El Comité Empresarial achacó la decisión de Bruselas a las señales a su juicio contradictorias del Gobierno de Ecuador y afirmó que "solo una clara señal política al más alto nivel, proveniente del propio mandatario podrá superar este estado de postración".


 EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?