| 9/9/2012 12:00:00 PM

Una Grecia que los turistas no ven

Este verano, los turistas que visitaron Grecia aseguraron que las playas eran tan hermosas como siempre y los sitios arqueológicos tan fascinantes como siempre lo han sido.

Sin embargo, los efectos de cinco años de recesión en el país se están haciendo más y más evidentes. Durante meses, los visitantes han visto imágenes de protestas callejeras de ciudadanos enojados y han escuchado historias sobre el impacto de la austeridad.

Al llegar, esperan encontrarse con un lugar que se ve y se siente casi como una zona de guerra. Cuando un amigo mío le dijo a unos amigos este verano que vendría a Atenas durante unos días, uno de ellos le preguntó en tono grave si todavía se podía encontrar comida en las tiendas.

"¿Dónde está la crisis?" , preguntó un conocido cuando lo llevé por toda la ciudad. "No se ve". En muchos sentidos, no se puede ver.

Es fácil pasar unos días en los pequeños restaurantes llenos de gente de la capital, deambulando por las tiendas populares, bebiendo café helado en la acera de un café debajo de la Acrópolis y no notar nada extraño. Atenas parece funcionar más o menos normalmente, como lo hace el resto del país.

Percepción deformada
 
Algunos turistas este verano dijeron que habían estado a punto de cancelar sus viajes debido a temores de disturbios. Grecia está en su mejor momento en esta época del año.

La fabulosa costa destella bajo la luz del sol a finales del verano, las casas de piedra blanca de las islas cubiertas con buganvillas sobre el azul profundo del mar Egeo hacen que este lugar se sienta como el país más bendecido en Europa -no como el más endeudado.

Las percepciones de Grecia se deforman fácilmente. Algunos turistas este verano dijeron que habían estado a punto de cancelar sus viajes debido a los temores de disturbios, pero luego, mientras beben un ouzo -el típico aperitivo griego- en una playa perfecta, se sienten aliviados de no haberlo hecho.

Sin embargo, basta escuchar las historias de los habitantes de esta cálida nación para averiguar lo que realmente está pasando. Recientemente conversé con un grupo de señoras mayores que se reúnen a tomar café griego fuerte desde que se retiraron. Lo que ha cambiado es la conversación.

"Ya no me puedo dar el lujo de comprar chocolate para mi nieto", dice María de 82 años con los ojos vidriosos por las lágrimas. "Si ellos me recortan aún más mi pensión mensual, me quedo con 100 euros (US$128) para vivir. ¿No soy humana?".

Se trata de mujeres que han vivido tanto - las guerras, la dictadura - y ahora simplemente tienen tiempo para una vejez confortable. Sin embargo, como muchos aquí, enfrentan nuevos salvajes recortes del gasto.

"Mi hijo me pidió prestado dos euros (US$2.5). Está tan desesperado", cuenta llorando Ermoni de 84 años. "Fue como un puñal en mi corazón. No puedo permitirme vivir más. Lo único que quiero es cerrar los ojos y no despertar jamás".

Tan bajo, tan rápido
 
Las historias trágicas están por todas partes: algunos partidos distribuyen comida gratis para los necesitados. Las historias trágicas están por todas partes. Visité a Kostas Kokotsis, un hombre de edad avanzada que depende de la caja de comida gratis que recibe.

Su hogar en el suburbio occidental de Perama está cubierto de telarañas por todos los rincones, con sonido de ratas dentro de las paredes, objetos viejos amontonados por todas partes, las sábanas sucias y sin cambios.

Sobre la mesa se encuentra una factura de electricidad -que no puede pagar- junto a su recibo de pensión de 340 euros al mes -poco más de US$435. Con eso apenas cubre el alquiler.

De hecho, hay una casa-hogar al sur de Atenas, a la que cada vez llegan más y más niños cuyos padres ya no pueden permitirse el lujo de mantenerlos.

Una madre renunció a su hija de 10 años el año pasado y ahora pasa con ella sólo un momento una vez a la semana.

"Es difícil no tenerla junto a mí cuando duerme o ver su crecimiento", dijo. "Pero no hay otra opción".
Esto está sucediendo en un país de la Unión Europea -un lugar de incomparable riqueza cultural, belleza, historia.

¿Cómo ha llegado a esto?

Se pueden leer tantas teorías, estudiar las estadísticas y aún sigue pareciendo incomprensible que un país puede caer tan bajo, tan rápido.

No obstante, estas son las distintas caras de la fascinante Grecia -una, bañada por el sol, sofisticada y alegre; y otra, por el sufrimiento de una forma que todavía aturde a cada historia.

Eso la convierte en un lugar que desafía las expectativas de los visitantes del verano y que es a la vez encantadora, desconcertante y desgarradora.                                                  

BBC             

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?