| 2/11/2010 4:00:00 PM

UE ofrece a Grecia apoyo moral, pero no dinero

Los líderes europeos ofrecieron el jueves a Grecia respaldo moral — pero no dinero — al intentar calmar las conjeturas de que la crisis de la deuda helena podría extenderse a otros países y perjudicar al euro.

Los líderes prometieron "tomar medidas decididas y actuar de forma coordinada, de ser necesario, para salvaguardar la estabilidad financiera en la zona del euro en su conjunto". Sin embargo, no explicaron detalle alguno sobre lo que harían para evitar que el país incurra en el impago de su abultada deuda.

Mientras que el euro encara su crisis más grave desde su nacimiento en 1991, el presidente del Banco Central Europeo Jean-Claude Trichet dijo que vigilará el cumplimiento de las promesas del gobierno griego de reducir sus gastos — e incluso impondrá restricciones adicionales de ser necesario.

"Pueden contar con nuestra vigilancia permanente", indicó. Además, los líderes pidieron al Fondo Monetario Internacional — con su amplia experiencia en supervisar rescates de este tipo — que asesore sobre las gestiones del gobierno griego, aunque los dirigentes europeos descartaron que Grecia acepte un crédito de contingencia del FMI así como Hungría, Rumania y Letonia, que están fuera de la zona del euro.

Los mercados reaccionaron de forma mixta ante la declaración. El euro bajó a 1,3614 dólares tras llegar durante el día a 1,38 dólares. A fines de noviembre llegó a 1,51 dólares. Las bolsas de Francfort y París bajaron, y la de Londres, que no usa el euro, no variaron.

Sin embargo, el mercado de bonos reaccionó bien, a medida que siguen retrocediendo los temores de un impago. La diferencia entre los bonos griegos 10 años y el de referencia alemán permaneció en 2,71 puntos el jueves por la tarde, por debajo de los 2,83 puntos vistos durante la noche y 3,5 puntos de la semana pasada. La crisis griega es la punta del fenómeno que ha sacudido a los gobiernos del mundo desarrollado en los últimos tres años de agitación económica, a medida que aumentaban sus déficit al rescatar a los bancos y aumentaban el gasto social para estimular sus economías.

El primer ministro griego George Papandreou dijo que su país "no necesitará ayuda". Agregó que Grecia convenció a sus socios de la UE de que "somos serios". Un impago de la deuda soberana griega sería un duro golpe para la unión monetaria europea y el temor de que Atenas no pueda pagar su deuda hizo que los mercados exigieran mayores intereses por el dinero prestado a Grecia.

Además, los mercados temen que el contagio podría extenderse a otros países europeos, como Portugal y España. Los ministros de hacienda examinarán la situación de la deuda griega en su encuentro del lunes y el martes en Bruselas. Pese a la falta de detalles, muchos observadores creen que la UE tendrá que aclararlos con premura.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?