| 4/9/2010 4:00:00 PM

UE acuerda términos para rescatar a Grecia

Funcionarios de la zona euro acordaron los términos para un posible rescate financiero a Grecia, mientras que una agencia de calificación rebajó la deuda del país en dos grados debido al empeoramiento de su economía y su alto costo de endeudamiento.

Los viceministros de Finanzas y los banqueros centrales de los 16 países que comparten la moneda única decidieron que todo préstamo de emergencia se realizará bajo condiciones casi idénticas a los rescates normales del FMI si Grecia los necesita, dijo una fuente de la UE.

"Se ha alcanzado un acuerdo", comentó a Reuters la fuente, con conocimiento cercano de las negociaciones. "Es casi una copia al carbón de los términos del Fondo Monetario Internacional", agregó.

Pero la noticia brindó sólo un alivio momentáneo a los mercados de crédito, dado que Fitch Ratings recortó la calificación crediticia de Grecia a "BBB-" y advirtió que podría seguir rebajándola, debido a la profundización de los problemas fiscales en el endeudado país. Nuevas cifras publicadas el viernes dieron cuenta de una profunda recesión que agravará los problemas, mientras el Gobierno seguía resistiendo la presión del mercado para pedir ayuda externa para su crisis de deuda.

Bulgaria, un recién llegado a la UE, provocó un segundo impacto a la zona euro al retrasar sus planes de unirse a la moneda única tras admitir que, como Grecia, había mentido sobre su déficit fiscal del 2009. Después de una frenética liquidación de activos griegos esta semana ante la creciente incertidumbre sobre el plan de rescate europeo, la prima de riesgo sobre los bonos griegos a 10 años frente a las notas de referencia alemanas bajó brevemente de los 400 puntos base por la noticia del acuerdo en Bruselas.

El euro avanzaba un 1 por ciento contra el dólar.

Líderes de las Zona Euro se tranquilizan

Funcionarios de la zona euro, entre ellos los líderes de Francia e Italia, intentaron calmar a los mercados al decir que la red de seguridad financiera acordada en principio en una cumbre de la UE el mes pasado, estaría lista para cuando fuese necesario.

"Estamos listos para tomar acciones en cualquier momento para ir en ayuda de Grecia", afirmó el presidente francés Nicolas Sarkozy, tras conversar con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.

Los primeros detalles del acuerdo de Bruselas sugirieron que Alemania y Holanda habían sido menos insistentes en que los préstamos de rescate a Grecia se ofrezcan cerca de las castigadoras tasas de mercado actuales.

La fuente de la UE comentó que las condiciones de los créditos estarían cerca de los términos del FMI para sus préstamos a tres años, de 300 puntos básicos por sobre la tasa concesionaria de Derechos Especiales de Giro (de 151 puntos base), más un cargo por servicio de 50 puntos base.

Esto significaría una tasa del 5,01 por ciento, mayor que la que Grecia esperaba pero bastante por debajo de la actual tasa de mercado del 7,3 por ciento, según datos de Tradeweb.

La Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE) propondrían el monto y el plazo del crédito dependiendo de las necesidades de financiamiento de Grecia, agregó la fuente. Todo desembolso requeriría el acuerdo unánime de los 16 países de la zona euro.

Las acciones de los bancos griegos avanzaban más del 7 por ciento tras el anuncio del acuerdo, después de hundirse un 6 por ciento el jueves.

"Esto reduce el riesgo país y los inversionistas han cerrado sus posiciones cortas en acciones bancarias", comentó Takis Zamanis, jefe de operaciones de Beta Securities.

Sin embargo, las noticias de que la producción industrial cayó un 9,2 por ciento interanual en febrero y que la inflación repuntó el 3,9 por ciento en marzo, resaltaron el duro contexto económico de la crisis fiscal que ha socavado la confianza en la zona euro.

La proyección oficial para la actividad económica de Grecia este año prevé una contracción del 2,0 por ciento, tras un desempeño similar el año pasado.

Sin embargo, algunos economistas ahora esperan que el declive sea más pronunciado, haciendo aún más difícil que el país pueda alcanzar este año su meta de recortar el déficit presupuestario en cuatro puntos porcentuales del PIB.

Más temprano, el ministro de Finanzas, George Papaconstantinou, dijo que los diferenciales de los bonos de más de 400 puntos base no reflejan el estado real de la economía ni las medidas de austeridad del Gobierno griego.

Consultado por los reporteros tras sostener un encuentro con el primer ministro George Papandreou sobre si Grecia quería activar el plan de ayuda, el ministro dijo: "No. Este asunto no ha sido planteado (...) hemos dicho que Grecia no pretende emplear este mecanismo".

No obstante, los mercados financieros apostaban cada vez más a una temprana activación del programa de ayuda.

El estratega cambiario Geoffrey Yu de UBS dijo que podrían pasar "días, más que semanas" antes de que el FMI salga en ayuda de Grecia.

Grecia necesita obtener cerca de 11.000 millones de euros para fines de mayo para cancelar vencimientos de deuda y los intereses de sus bonos en el mercado. Este año, el país necesita conseguir 53.000 millones de euros para financiar sus obligaciones.

La próxima prueba de fuego para el país se producirá el martes, cuando lance a la venta 1.200 millones de euros en bonos del Tesoro a seis y 12 meses, dijo un funcionario de Gobierno.
El economista jefe para Europa de Goldman Sachs, Erik Nielsen, dijo en un artículo publicado el jueves que esperaba el inicio de un programa de ayuda por 18 meses para fines de abril, por entre 20.000 y 25.000 millones de euros, financiado de manera conjunta por la zona euro y el FMI.

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dijo en una entrevista con un periódico que Grecia no estaba en el punto en que necesitará un rescate financiero y que la cesación de pagos "no es un tema".

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?