| 3/24/2011 8:30:00 AM

Tokio agota el agua embotellada ante los avisos sobre radiactividad

Los ciudadanos de Tokio han agotado la mayoría de las existencias de agua embotellada después de que ayer las autoridades desaconsejaran que los niños beban agua corriente y pese a que hoy los niveles de radiación cayeron a cotas aceptables.

Las autoridades de la capital repartieron hoy 240.000 botellas de 550 mililitros a las familias de los alrededor de 80.000 bebés de Tokio (tres botellas por niño) y cinco ciudades cercanas, ante el temor a una contaminación radiactiva.

Las madres, muchas de ellas con sus niños, esperaron pacientemente para recibir un bien que comenzó a escasear justo después terremoto del día 11 y que con el anuncio de ayer ha desaparecido casi totalmente de los estantes en la capital.

La preocupación de que la falta de agua embotellada se agrave en una zona metropolitana con más de 30 millones de habitantes ha llevado al Gobierno a pedir a las empresas embotelladoras que aumenten su producción y a plantearse la opción de importar agua del extranjero.

La atención está puesta en la planta depuradora de Kanamachi, donde el agua registró el martes una concentración de yodo radiactivo (el isotopo I-131) de 210 becquerel por kilo, superior al valor 100 recomendado para bebés, pero por debajo de los 300 becquerel para adultos.

La alcaldía de Tokio indicó hoy que el contenido de yodo en esa planta ha caído durante dos días hasta los 79 becquerel.

No obstante, la preocupación por las repercusiones de las filtraciones radiactivas en la central nuclear de Fukushima Daiichi, afectada gravemente por el terremoto y tsunami de hace trece días, no han cesado pese a los llamamientos a la calma de la autoridades.

Aunque la planta nuclear se encuentra a unos 250 kilómetros al norte de Tokio y su zona metropolitana, la contaminación radiactiva aumentó hoy por encima del nivel recomendado para niños en las aguas de depuradoras de Saitama y Chiba, en las cercanías de la capital.

Adquirir agua hoy en los supermercados y en las tiendas 24 horas de Tokio era una complicada tarea pues las botellas han desaparecido de las estanterías, pese a que el portavoz del Gobierno de Japón, Yukio Edano, volvió a pedir hoy que no se hiciese acopio.

En uno de los "7 Eleven" del centro de Tokio se podía leer un cartel que pedía a los clientes no adquirir más de una botella de agua por persona, frente una nevera en la que quedaba como alternativa té, refrescos y otras bebidas no alcohólicas.

En internet, uno de los medios favoritos para comprar en Japón, hoy se vendían doce botellas de 2 litros de agua a 18.800 yenes (164 euros), mientras que en el Amazon japonés, un gran almacén virtual, era imposible adquirir agua mineral natural.

Edano reiteró hoy que los niveles de yodo y cesio en el agua corriente de Tokio no suponen un riesgo inmediato para la población y que no hay peligro si se bebe o se toman duchas diariamente.

El portavoz, cara visible de la crisis, recordó hoy que se debe analizar la evolución de los niveles de radiactividad y no sólo los datos puntuales de un día pues, respecto a los datos recogidos durante un tiempo, "se adoptarán las medidas necesarias".

Edano indicó hoy que es posible que se incremente la importación de agua mineral para atajar un problema que es aún más grave en ciudades y pueblos de la provincia de Fukushima, donde los niveles de radiación son muy elevados.

Según el diario Nikkei, algunas empresas de bebidas como Kirin tienen serias dificultades para aumentar su producción de agua mineral, mientras las guarderías almacenan agua embotellada para prevenir la escasez.

Para las madres japonesas la incertidumbre sobre el posible empeoramiento de la calidad del agua es una gran preocupación, ya que es la base de preparados con leche en polvo u otras fórmulas indispensables para la alimentación infantil.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?