| 3/15/2011 7:00:00 AM

Terremoto en Japón: el miedo y la escasez afectan a Tokio

Cortes de energía, desabastecimiento y caída de los mercados: presentes en el primer día laborable después de la tragedia.

Al mediodía de este lunes en la estación de trenes de Shinbashi en Tokio, un grupo de pasajeros esperaba en silencio frente a una pantalla de televisión.

 

La noticia mostraba la espesa columna de humo saliendo de la planta nuclear de Fukushima, ubicada en el norte de la capital.

Había ocurrido otra explosión -la segunda en tres días- y por ello, expertos discutían los riesgos que la planta ahora representa para aquellos que habitan en las zonas aledañas.

En la plaza cercana a la estación, vendedores de periódicos ofrecían ediciones especiales de diarios vespertinos que estaban compuestos sólo por una hoja y un gran título: "Explosión en el reactor número 3".

En la edición podían apreciarse fotos aún más dramáticas del humo y las llamas provenientes de la planta nuclear.

Empleados de las oficinas de la zona tomaban las hojas y leían, ansiosos por conocer alguna nueva información acerca de la crisis que enfrenta el país.

Preocupaciones de salud

Un economista explicó a la BBC que su oficina se encontraba cerrada, que los servidores de datos estaban caídos y que se encuentra muy preocupado por su familia y por su hijo pequeño.

Dijo además que no confiaba en la seguridad que muestran las autoridades al afirmar que las fugas radioactivas de la planta no suponen un riesgo significativo para la salud.

"No sería la primera vez que ocultan algo", señaló.

Uno de sus compañeros de trabajo -de nacionalidad estadounidense- dijo que un colega suyo había huido de Japón junto a su familia porque se sentía inseguro.

Sin embargo, la mayoría de sus compañeros de trabajo permanecen en Japón.

"Algunos no tienen otra opción. El dinero no les alcanza para recoger todo y mudarse fuera del país de un día para otro", explicó.

Al límite


En los comercios ya se puede observar la escasez debido a que el suministro ha estado suspendido desde el terremoto.

Muchas de las estanterías están vacías, no sólo por el desabastecimiento sino también por la cantidad de gente que ha hecho compras nerviosas.

Las gasolina cada vez es más difícil de conseguir y en algunos lugares de la ciudad también han ocurrido cortes de electricidad, que son planificados por el gobierno para ahorrar energía.

Esto, tal y como se ha advertido, no sólo durará días, sino semanas.

Incertidumbre

Podría decirse que si no fuese por la crisis en la planta nuclear, la ciudad estaría volviendo rápidamente a la normalidad.

Si bien la escala del desastre de este viernes fue enorme, la respuesta de las autoridades también lo ha sido.

Sin embargo, los problemas con los reactores de Fukushima añaden un nuevo nivel de incertidumbre, por lo que todavía es demasiado pronto para tener un panorama claro acerca de cuáles serán los costos de la crisis.

Lo que para el momento sí se sabe es que el índice Nikkei ya ha perdido 6% de su valor y que deberán pasar varios días para que Japón entienda cómo la magnitud del desastre afectará su -ya golpeada- economía.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?