| 9/26/2012 3:00:00 PM

Tendencias económicas favorecen a Obama

Mientras la campaña electoral comenzaba a ganar fuerza, el presidente Obama vivió una oleada de noticias: altibajos en la contratación, la crisis del euro, precios variables de la gasolina y embargos hipotecarios.

Cuando faltan seis semanas para la elección, esos altibajos se están fusionando en una línea algo más homogénea que, si bien muestra un desempeño de la economía por debajo de lo óptimo, se mueve en una dirección positiva para Estados Unidos y para el presidente mientras lucha con su rival republicano Mitt Romney.

La confianza del consumidor está en su nivel más alto desde febrero. El valor de la vivienda ha subido y, más importante por ser en plena temporada electoral, los precios de casas y apartamentos aumentaron en julio en 20 ciudades importantes, muchas de ellas en los estados más disputados. A pesar de descensos recientes, el mercado de valores sigue en expansión, lo que agrega valor a los planes de jubilación de los estadounidenses.

Una mayor confianza del consumidor es ciertamente algo positivo para Obama, quien ha enfrentado una recuperación económica lenta y una tasa de desempleo persistentemente alta, superior al 8% desde prácticamente el principio de su presidencia. El índice de confianza del consumidor, un barómetro de la organización no gubernamental The Conference Board, aumentó de 61,3 a 70,3 unidades de agosto a septiembre, aunque sigue muy por debajo de 90, el nivel percibido como el de una economía sana.

Los números coinciden con las encuestas de opinión recientes, que muestran que, aunque la mayoría de los estadounidenses cree que el país va en dirección equivocada, un número cada vez mayor afirma que va por el camino correcto. El creciente optimismo también coincide con las encuestas que muestran a Obama tomando la ventaja en algunos estados indecisos cruciales, entre ellos Ohio, el más importante por su peso electoral.

Si la ventaja del mandatario se mantiene hasta el día de las elecciones, septiembre podría ser recordado como un mes crucial que definió las actitudes políticas y económicas.

Una recuperación débil todavía hace que la economía sea vulnerable, y la opinión pública aún puede cambiar durante el crucial mes de octubre. Tres debates programados para el mes próximo entre Obama y Romney tienen el potencial de sacudir la contienda.

Además, el mercado de valores mostró su inconstancia el martes, cuando tuvo su peor ola de ventas desde junio después que un funcionario de la Reserva Federal expresó dudas sobre la eficacia de las recientes medidas del banco central para impulsar la economía.

"Tenemos un presidente que está conduciendo (el país) de una manera muy convincente a pesar de las cifras económicas que indican que él debería estar perdiendo terreno o estar en el mismo lugar, pero él no se ha quedado igual ", dijo Rob Shapiro, economista y ex asesor del presidente Bill Clinton.

"Ya dejó de recibir malas noticias cada mes, así que la gente piensa, 'bueno, vamos por un camino mejor, incluso si estamos avanzando mucho más lentamente de lo que se esperábamos o deseábamos''', agregó.


Ap

                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?