| 8/9/2016 12:01:00 AM

¿Cómo los médicos pueden evitar miles de muertes con Big Data?

Hasta hace unos años los médicos tenían que realizar un sinnúmero de exámenes, contrastar datos y consultar con sus colegas antes de dar un dictamen sobre una patología, ahora existen poderosas tecnologías que facilitan su trabajo.

La revolución digital del siglo XXI impulsa al mundo moderno a una era dominada por el poder de los datos. De hecho, se calcula que el 90% del flujo de información del planeta se creó en los últimos dos años.

Un estudio de la firma internacional The Software Alliance (BSA) estima que la medicina es una de las actividades que más se beneficiaría del uso correcto de la información, al punto de que ahorraría US$300.000 millones por año a nivel global.

BSA destaca un caso en Kenia, en donde un grupo de científicos que estudian los patrones de la malaria analizaron los datos de teléfonos celulares para precisar los lugares de concentración de enfermedades para así “guiar al Gobierno en sus esfuerzos de erradicación”.

Lea también: Novartis vs Gaviria: La batalla por la soberanía de la salud

Adicionalmente, mediante el seguimiento de más de 1.000 datos por segundo, investigadores demostraron que los bebés prematuros con signos vitales atípicamente estables se correlacionaban con graves cuadros de fiebre al día siguiente, “lo que permitió que se tomaran medidas preventivas”, explica BSA.

Uno de los sistemas tecnológicos que está transformando la industria y, sobre todo, el campo de la medicina es Watson, una máquina inteligente que es capaz de almacenar y analizar grandes flujos de información para la toma de decisiones en tiempo real.

Este revolucionario dispositivo es la evolución de sistemas como el ‘Deep Blue’, la supercomputadora que a mediados de la década de los 90 logró derrotar al campeón vigente de ajedrez en ese momento, Garri Kaspárov.

Lea también: ¿Cómo una mejor cobertura de salud hace más próspero un país?

Y es que con este dispositivo inteligente se cumplen varios de los propósitos del primer presidente de IBM, Thomas John Watson, quien alguna vez afirmó que las máquinas desarrolladas por la compañía “no deben ser más que herramientas para ampliar los poderes de los seres humanos que las usan”.

Este concepto se conecta con el planteamiento del teórico canadiense Marshall McLuhan, un convencido de que las máquinas del futuro se convertirían en una extensión no solo del pensamiento sino también de los sentimientos humanos.

La ciencia ficción es desafiada con la aplicación de técnicas avanzas de robótica, que incluso ya permiten desarrollar máquinas capaces de interactuar y hasta gesticular como los seres humanos, siendo el profesor japones Hiroshi Ishiguro uno de los mayores exponentes de este trabajo.

Pero… ¿Nos acercamos a una era en la que podremos extender nuestras vidas y vivir un sueño lúcido gracias a la tecnología, tal y como lo recreó el director de cine español Alejandro Amenábar en el film ‘Abre los ojos’ de 1997?

Los datos son el futuro

Otra de las herramientas de análisis que ha ganado protagonismo en el campo médico en el país son los dispositivos de diagnóstico rápido, los cuales brindan resultados en un tiempo estimado entre 5 y 15 minutos con una fiabilidad de hasta 98%.

Así lo explica el doctor y miembro de la Asociación Europea de Cardiología, Gustavo Fernando Méndez, quien destaca que “este tipo de dispositivos de última tecnología, presentan costos de funcionamiento mínimos y le permiten al médico poder tomar decisiones junto a la cama del paciente”.

“Su uso, además de incrementar la eficiencia médica, disminuye en forma importante los costos de contratación del personal, así como los tiempos en la toma de decisiones referentes al diagnóstico y al tratamiento, especialmente de pacientes críticos”, señala. 

Los llamados dispositivos POCT (Point of Care Testing), según sus promotores, disminuyen los tiempos de hospitalización y los riesgos de complicaciones médicas en pacientes.

Adicionalmente, argumentan que en países de escasos recursos, estas herramientas han permitido aumentar el número de pacientes que inician tratamientos de manera oportuna.

Alere, la firma especializada en la fabricación de estos productos médicos, argumenta además que gracias a los POCT, los pacientes ambulatorios “presentan un menor número de desplazamientos, un menor tiempo para el control de la patología, y reciben altas posibilidades de realizar un autocontrol de la enfermedad”.  

“Se estima que hasta un 70% de la información que el clínico utiliza para tomar decisiones, proviene del diagnóstico in vitro, razón por la cual las ayudas diagnosticas son fundamentales para aumentar la atención que reciben los pacientes dentro de los centros hospitalarios”, agrega.      

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?