| 6/7/2012 10:10:00 AM

Subsidios insinúan reducción del desempleo en EE.UU.

El número de estadounidenses que pidió el subsidio por desempleo en la última semana cayó por primera vez desde abril, mostraron cifras oficiales que podrían indicar que la desaceleración del empleo del mes pasado habría sido temporal.

Las solicitudes iniciales de beneficios para desempleados cayeron en 12.000, a una cifra ajustada por estacionalidad de 377.000, dijo el jueves el Departamento del Trabajo. La cifra era acorde a los pronósticos de un sondeo realizado por Reuters.

"El hecho de que la cifra no subió es una fuerte señal de que la economía se está sosteniendo", dijo Carl Riccadonna, economista de Deutsche Bank en Nueva York.

Antes de la semana terminada el 2 de junio, las solicitudes habían subido por cuatro semanas seguidas, lo que encendió algunas alarmas sobre la salud del mercado laboral.

Si bien Estados Unidos salió de una profunda recesión hace tres años, la tasa de desempleo sigue persistentemente alta y en mayo subió a un 8,2 por ciento, sobre su promedio histórico a largo plazo.

Aún así, la mayoría de las alzas recientes en las solicitudes iniciales de beneficios por desempleo fueron marginales y el nivel general de solicitudes se mantuvo en valores consistentes con una modesta recuperación en el mercado laboral.

"Creo que la Fed lo ve y ciertamente deja la puerta abierta a una mayor acción, pero no es una alarma que indique que debe actuar ahora", dijo Peter Jankovskis, funcionario de inversión de Oakbrook Investments en Lisle, Illinois.

El miércoles, la segunda al mando de Bernanke y vicepresidenta de la Fed, Janet Yellen, abordó el argumento de que el banco central estadounidense podría dar más apoyo a una frágil economía ante un aumento en las perturbaciones financieras en Europa.

Los futuros de las acciones estadounidenses subieron el jueves después de que el banco central de China recortó las tasas de préstamos y depósitos bancarios, alimentando las esperanzas de que se tomen acciones coordinadas para ayudar a una alicaída economía.

La última vez que las solicitudes cayeron fue en la semana terminada el 28 de abril. El promedio móvil de cuatro semanas, considerado más confiable por los analistas porque suaviza la volatilidad del dato semanal, aumentó en 1.750 a 377.750 solicitudes.

La semana pasada, el Departamento de Trabajo dijo que la economía creó en mayo menos empleos de los esperados, generando temor a que la crisis europea y la desaceleración en China estén comenzando a sentirse en Estados Unidos.

Las preocupaciones por el curso de la política fiscal estadounidense también podrían pesar.

El reporte mostró que la cantidad de personas que sigue recibiendo beneficios bajo los programas estatales tras una semana inicial de ayuda subió en 34.000 a 3,29 millones en la semana que terminó el 26 de mayo.

El número de estadounidenses con beneficios de emergencia para desempleados cayó en 45.808 a 2,57 millones en la semana que terminó el 19 de mayo, la última semana de la que hay datos disponibles.

La cantidad de personas con beneficios extendidos cayó en 58.829 a 253.605 en total. La mayoría de los estados elegibles para el programa de beneficios extendidos tras la recesión del 2007-2009 perdieron esa condición este año, con la mejoría o estabilización de los mercados laborales.

Ello podría bajar artificialmente la tasa de desempleo este año si las personas que quedan fuera de los subsidios abandonan la búsqueda de trabajo.

Un total de 5,97 millones de personas pedían beneficios para desempleados durante la semana que terminó el 19 de mayo bajo todos los programas, bajando en 167.133 respecto a la semana previa.

La agencia calificadora Fitch reiteró el jueves que podría recortar la nota de la deuda soberana de Estados Unidos el próximo año si el país no logra lidiar con su déficit y generar un plan de consolidación fiscal "creíble".

"Estados Unidos es el único país (de nuestras cuatro grandes naciones calificadas con AAA) que no tiene un plan de consolidación fiscal creíble" y cuya relación entre deuda y PIB se espera aumente en el mediano plazo, dijo Ed Parker, analista de crédito soberano, en una conferencia de Fitch en Nueva York.

La agencia dijo también que Gran Bretaña, Francia, Alemania y otras naciones calificadas con la máxima nota AAA sí cuentan con planes fiscales adecuados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?