| 11/16/2009 9:00:00 AM

Subastan reloj, chaqueta y joyas de Madoff

Varias pertenencias del ex financista Bernard Madoff y su esposa Ruth, la pareja en el centro del mayor fraude financiero de la historia de Estados Unidos, se subastaron el sábado por valores hasta 20 veces más altos de lo que se había estimado.

Alan Richardson, un vendedor de artículos relacionados con famosos, casi se quedó con la chaqueta azul del equipo de béisbol de los Mets de Nueva York, que lleva en la espalda el apellido del financista y que se había cotizado en US$720. Al final, se vendió por US$14.500.

Dos pares de aretes de diamantes de Ruth Madoff se vendieron por US$70.000 cada uno, luego de haber sido valuados en US$9.800 y US$21.400. El artículo valuado más caro en la subasta, un reloj Rolex de Madoff, sólo recaudó US$65.000 tras haber sido cotizado entre US$75.000 y US$85.000.

El Servicio de Alguaciles de Estados Unidos, que también incautó el penthouse de la pareja en Nueva York y sus casas en Long Island y Florida, organizó la subasta en un salón de un hotel de Manhattan.

Algunos de los artículos subastados fueron confiscados dentro de esas viviendas como parte de la sentencia de Madoff, luego de que se declaró culpable de un fraude por miles de millones de dólares que perjudicó a miles de inversionistas. Los ingresos de la subasta serán repartidos entre las víctimas.

También se remataron platos, lapiceras, papelería, patos falsos usados como blanco de tiro y abrigos de piel.

Charlie Blumenkehl, gerente de un fondo de inversión, se llevó los palos de golf de Madoff por US$3.600.

"Simplemente quería el nombre de Bernie en los palos", dijo, entre risas. "Pero no quiero que se transmitan sus vibraciones, mi fondo anda mejor que el suyo".

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?