| 8/6/2011 2:25:00 PM

Standard & Poor's rebaja calificación a EE.UU y profundiza polarización política

La degradación de la deuda de EE.UU. por parte de Standard & Poor's, la primera en 70 años, ha desatado una andanada de ataques mutuos entre demócratas y republicanos sobre cómo restablecer la salud fiscal del país a largo plazo.

Nadie sabe con certeza si esta pérdida de su crédito estelar, de la calificación AAA, la máxima posible, a AA+, desencadenará una subida en las tasas de interés para el Gobierno, las compañías y consumidores en Estados Unidos, pero ambos partidos continuaron sus recriminaciones.

La Casa Blanca afirmó que el presidente Barack Obama continuará insistiendo en las próximas semanas en medidas para crear empleos y una mayor reducción del déficit.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo en un comunicado que Obama "alentará enérgicamente" tanto al comité fiscal bipartidista como a los líderes del Congreso a que dejen de lado sus "diferencias políticas e ideológicas" y trabajen por una mayor recuperación económica y una vía fiscal "más sensata" a largo plazo.

Carney se refería al "supercomité" incluido en el plan promulgado por Obama el martes pasado y cuya tarea es recomendar recortes adicionales de 1,5 billones de dólares al gasto público antes de fin de año.

Carney reiteró la postura de Obama de que la reducción del déficit pasa por una reforma tributaria para recabar más impuestos -algo que rechazan los republicanos-, y modificaciones a los programas sociales.

S&P, que ya había advertido de la rebaja de crédito a mediados de julio, consideró que el plan aprobado por el Congreso -que estipula recortes iniciales de cerca de un billón de dólares en diez años- no es suficiente para estabilizar la dinámica de la deuda.

La agencia había dicho que EE.UU. requeriría recortes por unos cuatro billones de dólares como un paso inicial para corregir sus finanzas.

En declaraciones a la cadena televisiva CNN, tanto John Chambers como David Beers, dos altos cargos de S&P, reiteraron hoy que el paquete de recortes no es "suficiente" y tampoco incentiva el crecimiento económico.

Beers dijo que S&P tomó esa decisión debido a "las incertidumbres de la política fiscal" de EE.UU., y que, en adelante, todo dependerá de si Washington logra un consenso político y toma las medidas fiscales que verdaderamente necesita.

Aunque Carney no se refirió a la decisión de S&P, sí reconoció que las negociaciones para levantar el techo de la deuda "se prolongaron demasiado" y, a veces, causaron "muchas divisiones".

Por su parte, el legislador republicano de Nueva York, Michael Grimm, dijo hoy en el discurso semanal de la oposición que la alta de desempleo -ahora de 9,1 por ciento- demuestra que las políticas económicas de Obama "no funcionan".

Grimm repitió la postura republicana a favor de más recortes fiscales y de una enmienda constitucional que exija un equilibrio presupuestario.

Tras la decisión de S&P, la legisladora republicana de Minesota y precandidata presidencial, Michele Bachmann, culpó a Obama de destruir "los cimientos de la economía estadounidense una viga a la vez".

"Le pido que busque de inmediato la renuncia del secretario del Tesoro, Tim Geithner", dijo anoche Bachmann, quien votó en contra de subir el límite de endeudamiento.

Otros aspirantes a la candidatura presidencial republicana, entre ellos Tim Pawlenty, Rick Santorum y Ron Paul, también atacaron la gestión económica de Obama.

Mientras, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner acusó a los demócratas de evitar "las decisiones difíciles que se requieren para poner a EE.UU. en terreno firme".

"El excesivo gasto fiscal ha producido una incertidumbre económica que elimina empleos y ahora amenaza con causar un efecto dominó en nuestros mercados crediticios", se quejó Boehner.

Los líderes de la jerarquía demócrata, entre ellos el senador Harry Reid y la legisladora Nancy Pelosi, han reiterado su llamado a un enfoque "equilibrado" para reducir el déficit.

Moody's y Finch, las otras dos calificadores de riesgo, mantienen la calificación de AAA de Estados Unidos.

Pero la decisión de S&P significa que los valores del Tesoro, hasta ahora considerados la inversión más segura en el mercado financiero internacional, tienen una menor calificación que los bonos emitidos en otros países industrializados como Inglaterra, Alemania, Francia o Canadá.

La influyente Asociación Nacional de Manufactureros dijo en un comunicado que la rebaja del crédito es "preocupante" porque un aumento en las tasas de interés frustrará la ya incipiente recuperación económica, e instó a la clase política a poner en marcha una agenda de crecimiento económico.

(EFE)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?