| 8/5/2011 7:21:00 PM

S&P rebajó la calificación de Estados Unidos

Con la decisión de Standard & Poor´s la deuda queda en “AA+” con panorama negativo. Esta medida histórica no cambiaría la función de los bonos del Tesoro como papel de referencia para las operaciones cero riesgo. Entrevista con Shelly Shetty, directora de Calificaciones Soberanas de Fitch.

La agencia informó el viernes por la noche que tomó esta decisión porque el plan para reducir el déficit, aprobado el martes por el Congreso, no contempló medidas suficientes para estabilizar la situación de la deuda nacional. Esta reducción, la primera en la historia, coloca al Tesoro americano por debajo de los bonos de otros países, como Reino Unido, Alemania, Francia o Cánada.

La calificación de Estados Unidos ahora se encuentra en un escalón menos: bajó de "AAA" a "AA+" por primera vez en la historia del país, lo que evidencia la preocupación por el creciente déficit presupuestario.

La propia S&P afirma que la perspectiva de la economía americana sigue siendo negativa, con lo que sería posible una nueva rebaja entre los próximos 12 a 18 meses. El gobierno de Barack Obama recibió el aviso de las intenciones de la agencia en la tarde del viernes e intentó corregir su modelo de análisis sin éxito.

Durante la última semana, las otras agencias de calificación Fitch y Moody's confirmaron la máxima calificación para la deuda de Estados Unidos, aunque advirtieron que el Gobierno debía incrementar sus esfuerzos para reducir el déficit presupuestario del país. Moody's no descartó volver a revisar su nota en el próximo mes.

Una persona cercana a las discusiones dijo que el gobierno del presidente Barack Obama considera que el análisis de S&P contenía "fallas profundas y fundamentales".

S&P se convierte en la única agencia que ha bajado la nota a Estados Unidos, después de que Fitch y Moody's ratificaran esta misma semana la máxima calificación.

Análisis: el riesgo en los bonos libres de riesgo
Hoy los bonos del Tesoro americano ya no son formalmente libres de riesgo como ayer.  La rebaja en su calificación por  Standard & Poor’s lo puso en una nueva categoría de mayor riesgo. Sin embargo, una cosa que pocos reconocen en este nuevo entorno es que esos bonos siguen siendo la mejor herramienta para cubrirse de riesgo en los mercados internacionales. No porque sean  el activo de menor riesgo en el mundo, sino porque son ampliamente aceptados y porque no hay otro activo que cuente con una liquidez comparable. 

En los últimos días, ante la incertidumbre por la indecisión del Congreso de Estados Unidos respecto al incremento en el techo de la deuda de ese país, la posibilidad de que el país entrara en default y el mal estado de las finanzas públicas, las agencias calificadoras de riesgo reconsideraron sus notas triple A para los bonos de deuda del Tesoro.

La agencia calificadora Moody´s decidió el 2 de agosto otorgarle la calificación AAA con un Outlook negativo mientras la agencia Fitch Ratings hizo lo mismo en julio y Standard and Poor’s puso los bonos en CreditWatch, lo que significaba que podía cambiar su calificación, como efectivamente ocurrió.

Algunos analistas como Yu Yongding, exasesora del Banco Central Chino, afirmaron que  las compañías calificadoras americanas no cambiarían sus notas para no generar pánico entre los inversionistas. Pero ¿qué pasará ahora que la calificación de los bonos del Tesoro disminuyó en una de las tres calificadoras?

Aparte del evidente aumento en el costo de la deuda, del efecto dominó en el deterioro de las calificaciones de las empresas poseedoras de grandes cantidades de estos papeles y del deterioro en la confianza del dólar como medio de cambio, entre muchas otras, es interesante pensar qué otras implicaciones tiene la pérdida de estatus de una tasa globalmente aceptada como libre de riesgo.

En The Economist apareció el primero de agosto su blog Free Exchange el comentario “The End of Risk Free”. Decía que el aumento del tope de la deuda superaba el problema de default, pero no cambiaba la insostenible trayectoria fiscal del país que hacía que los bonos de Estados Unidos ya no fueran libres de riesgo como se consideraba antes. 

Algunos activos del mercado como las acciones y los derivados suelen ser valorados usando los bonos a 10 años del Tesoro americano como tasa libre de riesgo. Aunque hay otros activos en el mercado que cumplen con la calificación AAA y que podrían ser útiles en algún momento, como los bonos canadienses, alemanes o del G10, para la directora Senior de Calificaciones Soberanas de América Latina de Fitch Ratings, Shelly Shetty, le dijo a Dinero.com que reemplazar los bonos del Tesoro de Estados Unidos no es una opción que se esté considerando porque ningún otro activo cuenta con una liquidez ni aceptación semejante. Por ahora no existen alternativas reales de reemplazo.

Respecto al impacto en la calificación de deuda de los países de América Latina, Shetty comentó que la calificación de cada país está sujeta a una metodología soberana, definida con fundamentales propios de cada país, de tal forma que no existe impacto directo entre una calificación y la otra. Sin embargo, la situación económica del Estados Unidos como tal, reflejadas en la evolución de las cifras de desempleo y de crecimiento económico de Estados Unidos y la aversión mundial al riesgo sí tendrán un impacto importante que no debe descuidarse, aún cuando América Latina ha demostrado tener la fortaleza para superar de forma positiva choques fuertes como los presentados durante la crisis financiera del 2008.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?